Karlos Arguiñano en tu cocina

Salmón para la salud cardiovascular y unos huesos sanos

Salmón para la salud cardiovascular y unos huesos sanos

Autor:

La nutricionista analiza el valor nutricional de la receta de Salmón al papillote con salsa tártara de Karlos Arguiñano.

Salmón:

El salmón es un pescado graso, ya que nos aporta 11 gramos de grasa por 100 gramos de salmón.

Esta grasa nos permite cocinar el salmón como en la receta de hoy, al papillote,sin utilizar apenas aceite. De esta forma, podemos obtener un plato que puede formar parte de una dieta para adelgazar.

La grasa del salmón es rica en omega 3, que ayuda a disminuir el colesterol y los triglicéridos de la sangre y además evita la formación de trombos.

Además, el salmón nos aporta proteínas de alto valor biológico y vitaminas del grupo B, que contribuyen a que estemos perfectamente nutridos al intervenir en el metabolismo de los hidratos de carbono, de las grasas y de las proteínas.

En su grasa también se encuentran las vitaminas A y D. La carencia de vitamina D es cada vez más frecuente en nuestra sociedad, con el consiguiente empeoramiento de la salud de nuestros huesos. Por eso, introducir en nuestra dieta pescado azul 2 o 3 veces a la semana es una buena manera de prevenir la osteoporosis .

El salmón del plato de hoy nos aporta toda la vitamina D que necesitamos para tres días.

El salmón también nos aporta magnesio, mineral que forma parte de los huesos y dientes, además de mantener un correcto funcionamiento de los músculos, del sistema nervioso y del intestino.

El salmón también aporta yodo y hierro.

Como todos los pescados azules, el salmón es rico en purinas que en el organismo se transforman en ácido úrico. Sin embargo, el pescado azul puede formar parte de una dieta equilibrada en las personas con ácido úrico elevado, ya que es la dieta en su totalidad y no un alimento en concreto, la que nos hace estar sanos o enfermos.

Patata:

La patata aporta al plato de hoy los hidratos de carbono que nos proporcionan la energía necesaria para realizar las actividades diarias. Los hidratos de carbono también nos ayudan a mantener nuestro estado de ánimo y regular el comportamiento alimentario, de manera que incluir hidratos de carbono en nuestra dieta nos ayuda a no engordar.

Salsa tártara:

La salsa tártara aumenta la densidad nutricional del plato, pero también su valor calórico, de manera que la serviremos en cantidad moderada para no peligrar el mantenimiento de nuestro peso.

Se trata de una salsa interesante para personas mayores, ya que da mayor sabor y untuosidad al plato, facilitando la masticación y mejorando el apetito.

Hortalizas:

Las hortalizas que acompañan al plato, al estar cocinadas al papillote mantienen mejor sus vitaminas y minerales. Además, ayudarán a hacer mejor las digestiones debido a las sustancias presentes en el puerro y el calabacín y por el efecto carminativo del hinojo.

EL MENÚ DE LA NUTRICIONISTA

La receta de hoy será un plato único por su alto valor nutricional, con un postre a base de arroz con leche acompañado de unas fresas.

Comida:

Cena: