Karlos Arguiñano en tu cocina

Zanahorias, buenas para la vista, la fertilidad y un bronceado sano

Plato en el cual acompañamos una carne sana, recomendada para todos, con una gran cantidad de hortalizas que completan el valor de la misma, a nivel de vitaminas, minerales y fibra.

Guisantes:

Los guisantes son una verdura de temporada que debemos incluir en primavera una o dos veces a la semana, ya que están recién recolectados. 

Los guisantes nos aportan una gran dosis de vitaminas de efecto antioxidante que nos ayudan a prevenir enfermedades como el cáncer o las enfermedades cardiovasculares.

Además, los podemos consumir como hoy, formando parte de la guarnición y sometiéndolos a un pequeño calentamiento para que no pierdan las vitaminas. También los podemos introducir crudos, después de haber cocinado la carne, para aprovechar mejor sus propiedades nutritivas.

Los guisantes son ricos en vitamina C, vitamina A, carotenoides y vitamina K. También aumentan nuestras defensas, son antioxidantes y son buenos para la vista

Los guisantes nos aportan oligosacáridos, que actúan como prebióticos, por lo que facilitan el crecimiento de las bacterias beneficiosas para el intestino e impiden el crecimiento de las bacterias responsables de las enfermedades propias del intestino y del cáncer de colon .

Zanahorias:

Las zanahorias deben su color naranja a la presencia de carotenos, y ente ellos el betacaroteno, precursor de la vitamina A.

El consumo regular de zanahoria nos ayuda a cubrir las necesidades de vitamina A, que interviene en la visión, el estado de nuestra piel y tejidos y el mantenimiento de nuestras defensas.

Las zanahorias también nos aportan vitamina E de efecto antioxidante que interviene en la fertilidad y folatos de acción antianémica, previniendo malformaciones del sistema nervioso en el feto como la espína bífida. 

Podemos tomar la zanahoria licuada con limón antes de las comidas para asegurarnos un aporte correcto de vitaminas y minerales y una buena protección antioxidante, muy apropiado para los días de verano. Así evitaremos los efectos nocivos del sol sobre nuestra piel, manteniendo un bronceado sano

La zanahoria actúa contra los parásitos intestinales y la diarrea

Es una hortaliza de fácil digestión, muy apropiada para personas con estómagos delicados.

Patata:

La patata, junto a la zanahoria, nos aporta azúcares de asimilación lenta. 

Se recomienda incluir patata acompañando a los platos en forma cocida o asadas, como en el caso de hoy, para no incrementar su aporte calórico y para que resulten más digestivas.

Conejo:

El conejo es una carne magra, con poca grasa y bajo contenido en colesterol, de manera que introducirla en nuestra dieta de manera habitual nos ayudará a mantener el peso y a regular los niveles de colesterol.

Como todas las carnes, nos aporta vitaminas del grupo B, siendo muy interesante la vitamina B12, que sólo se encuentra en los alimentos de origen animal. La vitamina B12 interviene en la formación de glóbulos rojos, previene y cura la anemia perniciosa, nos ayuda a aprovechar los nutrientes que introducimos a través de los alimentos, interviene en el desarrollo normal del sistema nervioso y en la formación de nuestro material genético

El conejo también aporta hierro de fácil asimilación.

Por lo tanto, el conejo es una carne interesante para las personas con diferentes tipos de anemia.

Sus proteínas son de calidad, completas y fácilmente asimilables por nuestro organismo, siendo muy importantes para mantenernos sanos, con un metabolismo correcto, y contribuyendo a mantener nuestras defensas en condiciones.

Se trata de una carne de elección para las personas con estómagos delicados, ya que se digiere con facilidad. 

EL MENÚ DE LA NUTRICIONISTA

De postre tomaremos una fruta y un yogur con nueces para completar el aporte de vitaminas y minerales.

Comida:

Cena: