Karlos Arguiñano en tu cocina

Obleas para enseñar a los niños a comer verduras y pescado

Obleas para enseñar a los niños a comer verduras y pescado

Autor:

La nutricionista hace un análisis del valor nutritivo de la receta de Obleas de calabacín y langostinos de Karlos Arguiñano.

Obleas:

Las obleas representan una alternativa mucho más sana que otros precocinados que se venden listos para su consumo, ya que su farsa se elabora en casa. En este caso, se complementa con ingredientes sanos, verduras y pescado, dos alimentos que escasean en nuestra dieta y que son imprescindibles para que estemos bien nutridos.

Estas obleas pueden ayudar a los niños a acostumbrarse al sabor de las verduras y del pescado, ayudándonos a que vayan aceptando estos alimentos en su dieta habitual.

Nos aportan azúcares “buenos”, de asimilación lenta, necesarios para que tengamos energía para realizar todas nuestras actividades.

Langostinos:

Los langostinos nos aportan poca grasa y pocas calorías, ayudándonos a mantener nuestro peso.

Aunque tengan colesterol, la poca grasa que tienen es buena, de manera que no supone ningún riesgo para que nuestros niveles de colesterol se mantengan en valores normales.

Junto a las gambas, es el marisco que más fósforo tiene, siendo un mineral que forma parte de los huesos y dientes y que es necesario para que obtengamos energía a partir de los alimentos. De todas maneras, el fósforo es un mineral que se encuentra en muchos alimentos, siendo su carencia escasa.

Las proteínas de los langostinos como todas las proteínas de origen animal, son completas y de calidad, pero recordad que la ración recomendable es de 150 gramos al día de carne o pescado para no abusar de las proteínas ni de las grasas.

Los langostinos nos protegen de la anemia por su alto contenido en hierro de fácil asimilación.

Tiene 3 veces más yodo que las gambas, por lo que es un alimento que nos ayudará a evitar alteraciones del tiroides, siendo muy recomendable en la embarazada y en la lactancia.

Huevas de trucha:

Las huevas de trucha no son importantes desde el punto de vista nutricional, ya que utilizamos poca cantidad. Sin embargo, suponen un aporte adicional de sal en una dieta, la nuestra, en la que el consumo de sal es excesivo.

Reducir este tipo de alimentos en nuestra dieta nos ayudará a prevenir la hipertensión, el ictus, problemas de corazón, cáncer de estomago y la osteoporosis.

EL MENÚ DE LA NUTRICIONISTA

Estas obleas se acompañarán de una ensalada variada y de postre, una brocheta de frutas y queso para completar el aporte de vitaminas y calcio.

Comida:

Cena: