Karlos Arguiñano en tu cocina

Ajo para combatir los catarros

Ajo para combatir los catarros

Autor:

La nutricionista hace un análisis del valor nutritivo de la receta de Cordero asado con gajos de peras y patatas de Karlos Arguiñano.

Cordero lechal:

Al tratarse de un animal joven, es una carne tierna y con poca grasa.

Además, la ventaja de esta carne es que su grasa es muy visible, de manera que la podemos retirar antes o después de cocinarlo, reduciendo de manera considerable el aporte de esas grasas que no son buenas para la salud.

Las personas con colesterol o triglicéridos elevados o las que se cuidan para mantener su peso, elegirán la pierna, ya que es la zona con menos grasa.

Excelente fuente de proteínas de calidad, vitamina B12 y hierro, la carne de cordero puede formar parte de una dieta sana y equilibrada, contribuyendo a mantenernos perfectamente nutridos, siempre que la ración sea moderada.

Pera:

La pera nos ayuda a prevenir el ictus.

Además, nos aporta fibra que regula el estreñimiento. Sin embargo, al igual que la manzana, si la comemos madura y pelada es buena para controlar la diarrea, siendo una fruta muy interesante cuando tenemos gastroenteritis.

La comeremos siempre con piel, ya que es ahí donde más vitaminas y antioxidantes hay para aumentar nuestras defensas para que no enfermemos.

Siempre escogeremos la fruta de temporada, como en la receta de hoy las peras conferencia, ya que están en su mejor momento de sabor y con su mayor contenido en vitaminas.

Patatas:

Las patatas nos aportan la energía necesaria para realizar nuestras actividades.

No engordan si las cocinamos con poca grasa.

La mejor manera de cocinarlas para que no pierdan su valor nutritivo es cocerlas con piel.

Ajo:

Una merienda muy saludable para los niños consiste en una rebanada de pan con aceite de oliva con ajo crudo picado y una loncha de jamón serrano o de york o bien un trozo de queso.

El ajo ayuda a combatir gran número de infecciones, siendo muy útil para hacer frente a las infecciones respiratorias como los catarros y resfriados, frecuentes en esta época en la población infantil.

Alimento interesante para los niños que comen poco, ya que estimula el apetito.

Nos ayuda a bajar la tensión arterial y los niveles de colesterol y triglicéridos.

Hay estudios que lo relacionan con la prevención del cáncer de estómago.

Vinagre:

Hay estudios que demuestran que el vinagre ayuda a regular los niveles de azúcar, convirtiéndose así en un alimento muy interesante para los diabéticos.

Apenas tiene calorías y es una buena ayuda para conservar los alimentos sin que se estropeen.

Se puede usar localmente cuando nos duelen las articulaciones.

También en caso de fibromialgia o después de hacer mucho ejercicio, para que no nos duelan los músculos.

Sal:

Consumimos el doble de sal de la recomendada: La media de consumo de sal es de 12 gramos al día cuando lo recomendable es la mitad, 6 gramos.

Un exceso de sal obliga a trabajar al hígado, corazón y riñones por encima de sus posibilidades.

Debemos acostumbrar a los niños a comer con poca sal para que su paladar se habitúe, y así no tendrán problemas de corazón y de tensión cuando sean mayores.

De todas maneras, la mayor parte de sal de nuestra dieta procede de los alimentos (precocinados, embutidos, quesos…) y no de la sal que añadimos a la hora de cocinar.

EL MENÚ DE LA NUTRICIONISTA

De primero comeremos una ensalada de lechuga y de postre una rodaja de piña y un yogur para completar el aporte de fibra, vitaminas y minerales, además de ayudarnos a hacer mejor la digestión de la carne.

Comida:

Cena: