Karlos Arguiñano en tu cocina

Champiñones, fuente de fibra baja en calorías

Champiñones, fuente de fibra baja en calorías

Autor:

La nutricionista hace un análisis del valor nutritivo de la receta de Crema de champiñones con carne de ternera de Karlos Arguiñano.

Carne de ternera:

La carne de ternera se puede considerar una carne blanca, ya que apenas tiene grasa, al tratarse carne de un animal joven. En las carnes, la cantidad de grasas malas para el corazón van aumentando conforme el animal es mayor.

La carne roja es la mejor fuente de hierro, de manera que debe estar presente dos días a la semana en la dieta infantil para que el niño no tenga problemas de anemia.

También nos aporta proteínas de calidad necesarias para que el niño esté bien nutrido y su crecimiento sea el adecuado.

Ofreceremos al niño una ración pequeña de carne, ya que así sus necesidades nutricionales están perfectamente cubiertas.

No se recomienda cantidades grandes de carne, ya que de esta manera desequilibramos la dieta infantil, y además, cuando el niño se haga mayor estará habituado a unas raciones excesivamente grandes con el consiguiente riesgo de enfermedad. Recordad que nuestros hijos van a vivir menos que nosotros por comer demasiado.

La carne que se usa para hacer caldos, es una carne que necesita una cocción intensa para que luego no tengamos problemas para hacer la digestión, ya que se trata de una carne con mucho colágeno, esos tendones que la recorren y que nos aportan proteínas de difícil digestión. Sin embargo, como hemos comentado, se trata de una carne magra, sin grasa.

Champiñones:

Dentro de las hortalizas, los champiñones son de las que mejor aceptan los niños. Se pueden ofrecer en trozos pequeños mezclados con otros ingredientes dentro de una lasaña o una pizza, en el arroz o la pasta o en una sopa como en la receta de hoy. También se pueden presentar en pequeña cantidad como guarnición de carne, pescados o huevos.

Buena fuente de fibra de gran efecto saciante, sin tener apenas calorías, pueden sustituir a las patatas fritas como guarnición, sobre todo en la dieta del niño obeso.

Es un alimento que contribuye a mantener los huesos y dientes sanos en el niño.

Guindilla cayena:

Añadir guindilla cayena a nuestros platos es una manera de enriquecerlos en vitaminas C y así aumentar nuestras defensas para prevenir todo tipo de enfermedades.

Agua:

Tomar sopas como la de hoy, es una buena manera de completar las recomendaciones de beber 2 litros de líquidos al día.

Además esta sopa nos aporta agua con gran cantidad de vitaminas y minerales que quedan disueltos en el caldo de cocción.

El niño masticará y tragará mejor esta carne si la ofrecemos dentro del agua de la sopa.

Tapioca:

Aporta al niño los azúcares necesarios para que realice sus actividades, sin cansancio y con buen ánimo.

Es un alimento de fácil digestión muy apropiado en las cenas del niño deportista, ya que con este tipo de sopas, hidratamos y aportamos azúcares tras el desgaste físico que supone un entrenamiento.

EL MENÚ DE LA NUTRICIONISTA

Después de la sopa se recomienda no tirar la carne, de manera que se puede acompañar con tomate. De postre, serviremos un batido de plátano.

Comida:

Cena: