Karlos Arguiñano en tu cocina

Arroz, fuente de energía sana y fácil de digerir

Arroz, fuente de energía sana y fácil de digerir

Autor:

La nutricionista hace un análisis del valor nutritivo de la receta de Arroz marino de Karlos Arguiñano.

Marisco: gambas y almejas

El marisco que acompaña al arroz nos aporta proteínas de calidad, hierro de fácil asimilación que nos previene de la anemia, vitaminas y minerales.

Apenas tiene grasa, de manera que el marisco tiene pocas calorías.

Las gambas tienen colesterol, pero al tener pocas grasas saturadas, no suponen un riesgo para mantener nuestro colesterol dentro de valores normales.

Las almejas tienen mucho hierro y no tienen mucho colesterol.

Arroz:

Se recomienda la presencia de 5 cereales al día en forma de pasta, arroz, pan… ya que los hidratos de carbono que nos aportan, deben proporcionarnos más de la mitad de las calorías de nuestra dieta (el 55%) para tener la energía necesaria para realizar todas nuestras actividades.

Además los hidratos de carbono mejoran nuestro ánimo y nos ayudan a mantener una dieta equilibrada, ya que nos ayudan a regular el comportamiento alimentario.

El principal hidrato de carbono presente en el arroz es el almidón, cuya digestión empieza en la boca por acción de la saliva, de manera que mezclaremos bien el arroz con la saliva para no tener problemas de fermentación ni gases en el intestino.

El arroz es el cereal que mejor se digiere, de manera que se aconseja a personas con digestiones lentas y pesadas.

Es un cereal que no contiene gluten, de manera que los celíacos lo toleran sin problemas.

Caldo con pescado y verduras:

El caldo sobrante lo beberemos entre horas, ya que es una buena manera de hidratarnos, sobre todo en invierno.

Además es un caldo que nos aporta minerales y vitaminas.

Mahonesa de ajo:

El aceite de oliva presente en la mahonesa tiene vitamina E, un potente antioxidante natural, que nos previene del envejecimiento, nos protege de la anemia e interviene en la fertilidad. 

100 gramos de aceite aportan los requerimientos diarios de vitamina E.

Parte de esta vitamina se pierde con la cocción, pero en la mahonesa se mantiene intacta al no cocinar el aceite.

Tanto la vitamina E, como los fitosteroles y el ácido oleico presentes en el aceite de oliva, nos ayudan a prevenir las enfermedades cardiovasculares y el ajo evita la formación de trombos y ayuda a regular la tensión arterial, de manera que esta mahonesa de ajo es buena para el corazón y las arterias siempre que controlemos la cantidad, ya que aporta muchas calorías.

EL MENÚ DE LA NUTRICIONISTA

De entrante una ensalada con verduras crudas, con todas sus vitaminas, y de postre una fruta y un yogur para completar el aporte de calcio.

Comida:

Cena: