Karlos Arguiñano en tu cocina

Champiñones, ricos en yodo y fibra

Champiñones, ricos en yodo y fibra

Autor:

Información nutricional de la receta de Pollo al whisky de Karlos Arguiñano

Pollo:

Carne blanca de fácil digestión recomendada para todos y en especial para las personas con obesidad, colesterol y ácido úrico elevados.

El pollo nos aporta proteínas de calidad que nos permiten mantener la masa muscular y formar sustancias necesarias para que nuestro organismo funcione correctamente.

Whisky:

Nos ayuda a cocinar de manera saludable, dando sabor a los platos sin aportar calorías, ya que el alcohol se evapora con la cocción.

Champiñones:

Los champiñones son un alimento saciante por su gran cantidad de fibra, de manera que puede ser un aliado perfecto para regular nuestro apetito sin que nos suponga un riesgo para controlar nuestro peso.

Nos aporta yodo, mineral que forma parte de las hormonas tiroideas responsables de regular numerosos funciones del organismo, entre otras el metabolismo, la frecuencia, el ritmo intestinal y nuestro estado de ánimo.

Contribuyen a mantener los huesos y dientes sanos por su contenido en fósforo y sustancias precursoras de la vitamina D, vitamina deficitaria en la población y que interviene en el aprovechamiento de calcio y fósforo para la formación del hueso.

El champiñón combina con todo tipo de alimentos, de manera que pueden acompañar a la pasta, a los arroces, a las ensaladas, a las carnes, a los huevos, a los pescados, siendo una guarnición muy interesante que sirve para aumentar la densidad nutricional del plato sin aportar apenas calorías.

Debemos aprender a escoger las guarniciones y los ingredientes de nuestros platos y en un lugar destacado están los champiñones, que no requieren una cantidad de grasa importante para su elaboración, quedando muy ricos hechos a la plancha, cocidos o en salsa con otras verduras.

Patatas:

Las patatas de esta receta aportan hidratos de carbono principalmente que nos ayudan a regular el comportamiento alimentario contribuyendo a regular los niveles de azúcar en sangre y mantenernos así más tiempo sin necesidad de comer.

Las comeremos despacio, masticándolas bien para facilitar su digestión y así evitar la hinchazón de abdomen que se asocia con la ingestión de los hidratos de carbono.

Si las mezclamos bien con la saliva evitaremos los molestos gases resultantes de su fermentación en el intestino y que son los causantes de la hinchazón del abdomen.

Las patatas tienen fibra que nos ayuda a prevenir el estreñimiento.

Deben estar presentes 4 veces a la semana y no debemos excluirlas de ningún tipo de dieta.

Consejo de la Doctora Telleria:

Si la patata tiene partes verdes, éstas hay que eliminarlas ya que su ingestión nos puede producir dolor de cabeza y mareos.

EL MENÚ DE LA NUTRICIONISTA

De primero comeremos unos tallarines con verduras y de postre una fruta y un yogur.

Comida:

Cena: