Karlos Arguiñano en tu cocina

Receta completa y nutritiva

Receta completa y nutritiva

Autor:

Información nutricional de la receta de Arroz caldoso con judías y nabos elaborada por Karlos Arguiñano.

El plato de hoy junto a la ensalada de escarola y anacardos acompañante nos aportan todos los nutrientes que necesitamos para estar bien nutridos.

Las personas con colesterol sustituirán la costilla por otra carne más magra.

Pirámide alimentaria:

Pirámide alimentaria

Las hortalizas que acompañan al arroz nos ayudan a estar sanos, de manera que serán alimentos de consumo diario, colocándolas en la zona verde de la pirámide. Tanto las judías verdes como las espinacas y los nabos, son una buena fuente de fibra saciante que nos ayuda a limpiar el colesterol de la sangre y a regular los niveles de azúcar. Tienen antioxidantes que nos protegen del cáncer, de las enfermedades degenerativas y de las enfermedades del corazón. Además nos aumentan las defensas frente a los resfriados y catarros típicos del invierno. Son ricas en folatos, vitamina que interviene en la formación de glóbulos rojos y blancos, de manera que nos ayudan a prevenir la anemia y nos aumentan las defensas.

El arroz es un cereal que debe estar presente en todas las comidas, ya que nos aporta la principal fuente de energía para realizar nuestras actividades. Debemos eliminar el falso mito de que los cereales engordan. Todo dependerá de los ingredientes que los acompañen. En esta receta, la costilla de cerdo es el ingrediente que más calorías aporta al plato, no el arroz.

Las carnes son muy importantes desde el punto de vista nutricional, ya que son la mejor fuente de proteínas de calidad, hierro y vitamina B12, siendo un alimento muy interesante para los niños, las personas mayores y las personas con tendencia a la anemia. Esto no significa que debamos comerla en gran cantidad, ya que también aportan grasas que aumentan el colesterol, y además un exceso de proteína en la dieta puede producirnos alteraciones renales o hepáticas. La ración será de 100 a 150 gramos de carne al día, es decir, una ración moderada, y estará presente tres veces a la semana, alternando con otras fuentes de proteínas como el pescado o los huevos, colocándolas en la zona amarilla de la pirámide. Es de interés su aporte de vitaminas del grupo B, en especial de vitamina B12 no presente en los alimentos de origen vegetal, de acción antianémica e importante para el buen funcionamiento del sistema nervioso. El cerdo se considera una carne magra que apenas tiene grasa, ya que el que normalmente consumimos es cerdo blanco. También depende de la zona del animal, de manera que la costilla es la parte que más grasa tiene. Si fuese el cerdo ibérico, su grasa nos ayuda a bajar el colesterol, de manera que sigue siendo un alimento saludable siempre que seamos moderados con la ración.

Consejo de la Doctora Telleria:

Las personas con osteoporosis o anemia que eviten las espinacas y los nabos.

EL MENÚ DE LA NUTRICIONISTA

Comida:

Cena: