Karlos Arguiñano en tu cocina

Confit de pato, receta de consumo ocasional

Confit de pato, receta de consumo ocasional

Autor:

Información nutricional de la receta de Confit de pato con patatas y salsa de higos elaborada por Karlos Arguiñano.

Es un plato que nos aporta muchas calorías, no recomendado a las personas con sobrepesoAdemás, incrementamos el valor calórico de la carne con la salsa de higos y las patatas cocinadas en la grasa del pato. La carne de pato también es una carne grasa no recomendada para las personas con colesterol.

Este plato es de difícil digestión, de manera que no se recomienda a las personas con digestiones lentas y pesadas.

Por todos estos motivos, este plato será de presencia ocasional en nuestra mesa.

La ensalada de berros, manzana y rabanitos que acompaña al plato completa el aporte de fibra, vitaminas y antioxidantes y además ayuda hacer mejor la digestión de la carne.

De postre serviremos una rodaja de piña y una infusión de boldo para mejorar la digestión del plato.

Pirámide alimentaria:

Pirámide alimentaria

El vino oporto nos ayuda a aprovechar mejor los jugos de la carne, mejorando el valor nutritivo del plato. Da sabor sin aportar calorías, contribuyendo a hacer una cocina más saludable. Lo incluimos en la zona verde de la pirámide.

Los higos secos los incluimos dentro de los frutos secos, siendo alimentos de consumo semanal y ración moderada, ya que aportan 5 veces más calorías que la fruta fresca de la que provienen. Es un alimento que hay que comer con precaución si tenemos sobrepeso, diabetes y triglicéridos altos por su alto contenido en azúcar. Buena fuente de minerales, vitaminas y fibra, necesarios para el correcto funcionamiento de nuestro organismo.

El confit de pato nos aporta hierro de fácil asimilación, otros minerales como el zinc, magnesio y fósforo, vitaminas A y B, y proteínas de alto valor biológico, para mantener nuestra masa corporal y nuestras defensas en óptimas condiciones. En la piel del pato es donde se concentra la mayor parte de su grasa, de manera que las personas con obesidad y colesterol elevados, retirarán la piel antes de cocinarla. La grasa del pato nos aumenta el colesterol, de manera que la sustituiremos por una grasa más cardiosaludable como el aceite de oliva para hacer las patatas. Será un alimento de presencia ocasional en nuestra dieta, colocándolo en la punta de la pirámide.

Consejo de la Doctora Telleria:

Podemos incluir las frutas desecadas dentro de un desayuno saludable, ya que lo enriquecen en fibra, minerales, vitaminas y antioxidantes.

EL MENÚ DE LA NUTRICIONISTA

Comida:

Cena: