Karlos Arguiñano en tu cocina

Lomo en manteca, de consumo ocasional

Es una forma de cocinar la carne de manera ocasional, ya que hemos reemplazado el aceite de oliva por la manteca de cerdo, una grasa que aunque tiene ácido oleico como el aceite de oliva, también tiene grasas saturadas que aumentan el colesterol.

Plato no recomendado en especial para las personas con enfermedades cardiovasculares y sobrepeso.

La ensalada acompañante completa el aporte de fibra, vitaminas, minerales, antioxidantes y agua, necesarios para el buen funcionamiento del organismo.

De postre comeremos una fruta y un yogur.

Pirámide alimentaria:

Los clavos los incluimos dentro de las especias siendo alimentos de consumo diario ya que potencian nuestra salud, además de dar sabor y aroma a nuestros platos. Así, los clavos nos aportan antioxidantes ayudándonos a prevenir todo tipo de enfermedades. Además mejoran nuestras digestiones y nos ayudan a cocinar con menos sal.

El ajo nos ayuda a combatir las infecciones, mejora el estado circulatorio evitando la formación de trombos y bajando la tensión arterial, y nos ayuda a evitar la retención de líquidos. El ajo nos ayuda a combatir los parásitos intestinales y a eliminar las verrugas por su poder desinfectante. En esta receta ayuda a la conservación de la carne para que no se ponga en mal estado. Lo incluimos dentro de las hortalizas en la zona verde de la pirámide.

La carne debe estar presente 3 veces a la semana para que estemos bien nutridos, colocándola en la zona naranja de la pirámide. Nos protege de la anemia ya que es una de las mejores fuentes de hierro. Nos aporta proteínas necesarias para mantener nuestros órganos y tejidos, tener las defensas en óptimas condiciones y tener un correcto metabolismo. El lomo de cerdo es una carne magra, que no tiene mucha grasa y que no supone ningún peligro para mantener las cifras de colesterol normales, siempre que respetemos la recomendación de 100 a 130 gramos de carne por comensal.

La manteca de cerdo es una grasa que de manera ocasional sustituirá al aceite de oliva en la cocina, ya que en caso contrario aumentaremos la presencia de grasas saturadas en nuestra dieta. Por este motivo la colocaremos en la zona roja de la pirámide.

Consejo de la Doctora Telleria:

La cantidad de grasas recomendada al día es de 3 a 5 cucharadas soperas de aceite de oliva virgen extra. El resto de las grasas se deben consumir de manera ocasional.

EL MENÚ DE LA NUTRICIONISTA

Comida:

Cena: