Karlos Arguiñano en tu cocina

Ensalada de patata, aguacate y salmón para personas con colesterol o estreñimiento

Ensalada completa desde el punto de vista nutricional, recomendada para todos y en especial para las personas con estreñimiento y colesterol.

Este plato es una buena fuente de vitaminas, minerales, antioxidantes y fibra. Su presencia habitual en nuestra dieta una buena manera de mantenernos jóvenes y sanos.

De postre comeremos una fruta y quesada de paraguayo, postre de alto valor nutritivo ya que aporta proteínas de calidad, hidratos de carbono y grasas además de vitaminas, minerales, antioxidantes y fibra.

Pirámide alimentaria:

El aguacate lo incluimos dentro de las frutas, siendo alimentos de consumo diario, es decir, lo colocaremos en la zona verde de la pirámide. Por la naturaleza de sus grasas y por su contenido en antioxidantes es una fruta recomendada en especial para las personas con problemas de corazón y personas mayores.  Es de las frutas que más calorías tiene por su contenido graso, pero también es cierto que la ración de aguacate de una ensalada normalmente compartida por varios comensales, no es significativa como para hacer peligrar el mantenimiento del peso.

El requesón lo incluimos dentro de los derivados de la leche siendo alimentos de consumo diario. Nos aporta proteínas de calidad y calcio. Apenas tiene grasa siendo un alimento recomendado para las personas con sobrepeso y colesterol. Alimento de fácil digestión, recomendado en procesos de malas digestiones y para personas con estómagos delicados

Las patatas nos proporcionan energía para realizar todas nuestras actividades. Las debemos masticar despacio, mezclándolas bien con la saliva para que se digieran sin producir gases. Nos ayudan a regular el colesterol, potencian nuestras defensas y poseen unas sustancias que nos protegen del cáncer, de las enfermedades respiratorias y de las del corazón. Alimento recomendado para las personas con estreñimiento. La mejor manera de cocinarlas es como en esta receta, cocidas y con piel para aprovechar mejor su valor nutritivo. Además cocinadas de esta manera apenas tienen calorías, de manera que no supondrán una amenaza para el mantenimiento del peso. Serán alimentos de consumo semanal, colocándolas en la zona naranja de la pirámide.

La grasa presente en el salmón es rica en ácidos grasos omega-3, que contribuyen a disminuir los niveles de colesterol y triglicéridos. Además hacen más fluida la sangre, lo que previene la formación de coágulos o trombos. Por este motivo, se recomienda el consumo habitual de pescado azul a la población general, y particularmente en caso de trastornos cardiovasculares. Asimismo, el salmón es una excelente fuente de proteínas de alto valor biológico, al igual que el resto de pescados. 

La riqueza en grasa del salmón hace que contenga cantidades interesantes de algunas vitaminas liposolubles como la vitamina A y la D, siendo gran parte de la población deficitaria en esta vitamina y que es necesaria para la absorción y fijación del calcio en los huesos.

El salmón es buena fuente de magnesio y yodo, minerales que intervienen en numerosas funciones del organismo, regulando nuestro estado físico y psicológico. 

Cabe destacar el contenido de sodio del salmón ahumado desaconsejándose en los casos de hipertensión o de retención de líquidos.

Consejo de la Doctora Telleria:

Para asegurarnos una correcta hidratación durante los meses de calor podemos beber el zumo de 2 paraguayos y medio limón, disuelto en un litro de agua.

EL MENÚ DE LA NUTRICIONISTA

Comida:

Cena: