Karlos Arguiñano en tu cocina

Chicharro y patatas, para personas con enfermedades degenerativas

Chicharro y patatas, para personas con enfermedades degenerativas

Autor:

La nutrucionista comenta la información nutricional y pirámide alimentaria de la receta de chicharro y patatas de Karlos Arguiñano.

Información nutricional de la receta: "Chicharro con patatas panadera y champiñones"

Es un plato muy nutritivo recomendado para todos y en especial para las personas con enfermedades cardiovasculares y enfermedades degenerativas como el Alzheimer y el Parkinson.

Evitaremos regar el pescado con el refrito para prevenir problemas de sobrepeso.

De postre comeremos una fruta y un yogur

Pirámide alimentaria:

Los champiñones los incluimos dentro del grupo de las hortalizas en la zona verde de la pirámide. Es una guarnición saludable que mejora el aporte de fibra, vitaminas y minerales del plato principal. Tienen un gran efecto saciante y apenas aportan calorías, de manera que son un alimento interesante para personas con sobrepeso y mucho apetito.

Las guindillas mejoran el aporte de vitamina C. El picante hace que aumenten las secreciones digestivas mejorando así las digestiones. No obstante, puede irritar el tubo digestivo y causar molestia intensa en el estómago y en el ano, sobre todo si se sufre de hemorroides. Por tanto, existen razones para desaconsejar su consumo en caso de úlcera gastroduodenal, gastritis, colitis, y hemorroides.

Las patatas tienen un gran efecto saciante, ayudándonos a controlar nuestra conducta alimentaria. Los hidratos de carbono presentes en las patatas nos aportan la energía para realizar nuestras actividades. Cocidas con piel tienen más nutrientes. Las patatas son una fuente de vitamina C de efecto antioxidante y vitaminas del grupo B necesarias para tener un correcto metabolismo. Las patatas con manchas verdes o las que empiezan a germinar deben cortarse y pelarse con cuidado o no consumirse. Son alimentos de consumo semanal, las colocaremos en la zona naranja de la pirámide.

El chicharro lo incluimos dentro de los pescados azules, cuya grasa rica en omega 3 nos ayuda a bajar el colesterol y los triglicéridos de la sangre y a evitar la formación de trombos. Sus proteínas son de alto valor biológico, necesarias para el óptimo crecimiento del niño y para reparar los tejidos lesionados. Cabe destacar la presencia de vitamina B12, necesaria para evitar la anemia y para el buen funcionamiento del sistema nervioso. Son una buena fuente de vitamina A y D, vitamina deficitaria esta última en un porcentaje elevado de la población. Como el resto de los pescados es una fuente de magnesio, mineral necesario para el buen funcionamiento intestinal, nervioso y muscular, y yodo, mineral necesario para el buen funcionamiento de la tiroides. Las personas con ácido úrico elevado lo consumirán con moderación.

Consejo de la Doctora Telleria:

Para mantener el cerebro y el corazón sanos, ya sabéis, 4 días a la semana pescado y dos de ellas pescado azul.

EL MENÚ DE LA NUTRICIONISTA

Comida:

Cena: