Karlos Arguiñano en tu cocina

Caldeirada de raya, fuente de energía y proteínas

Caldeirada de raya, fuente de energía y proteínas

Autor:

Análisis nutricional y pirámide alimentaria de la receta de caldeirada de raya de Karlos Arguiñano.

Información nutricional de la receta: "Caldeirada de raya"

Es una forma diferente de introducir pescado en nuestra dieta. Además, es un plato que aporta proteínas de calidad y energía en forma de hidratos de carbono y grasas.

La ajada incrementa considerablemente el aporte calórico del plato, de manera que seremos cuidadosos con la cantidad que nos sirvamos al plato.

La ensalada acompañante mejora el aporte de vitaminas, minerales, antioxidantes y fibra.

De postre comeremos una fruta y un yogur.

Pirámide alimentaria:

El aceite de oliva virgen extra nos ayuda a bajar el colesterol y a tener las arterias y el corazón sanos. Previene el estreñimiento y mejora la digestión. Es la mejor fuente de vitamina E, vitamina de la longevidad que nos ayuda a prevenir las enfermedades que aparecen con el paso de los años. Alimento de consumo diario, ya que nos aporta grasas esenciales para el buen funcionamiento del organismo y para que estemos sanos, pero no más de 4 cucharadas al día ya que aporta muchas calorías.

Las patatas nos aportan azúcares de asimilación lenta que nos dan la energía necesaria para realizar nuestras actividades. La mejor forma de cocinarlas en cocidas y con piel para mantener así todas sus propiedades nutricionales. Tienen sustancias que nos protegen del cáncer. Ayudan a prevenir el estreñimiento.

La raya es un pescado blanco que nos aporta proteínas de calidad, necesarias para mantener la masa muscular y para formar sustancias necesarias para que estemos sanos y para que nuestro organismo funcione correctamente. Apenas tiene grasas, de manera que es un alimento recomendado para personas con problemas digestivos, con colesterol y con sobrepeso. Nos aporta vitaminas del grupo B, necesarias para que estemos bien nutridos y para el buen funcionamiento nervioso y muscular. Alimento que nos protege de la anemia.

El unto de cerdo aporta grasas que elevan el aporte calórico del plato, por lo que lo evitarán las personas con sobrepeso. Dentro de las grasas del unto de cerdo, tenemos ácido oleico similar al del aceite de oliva pero también grasas saturadas que aumentan el colesterol. Por este motivo lo colocaremos en la zona roja de la pirámide alimentaria siendo un alimento de consumo ocasional.

Consejo de la Doctora Telleria:

La ajada de esta receta (mezclar unto de cerdo, aceite de oliva, ajo picado, pimentón y vinagre), es una buena receta para aplicar en las zonas doloridas de músculos y articulaciones.

EL MENÚ DE LA NUTRICIONISTA

Comida:

Cena: