Karlos Arguiñano en tu cocina

Panela

Panela

Autor:

Hoy os quiero hablar de la panela. La panela es conocida como el azúcar más puro, se obtiene de la evaporación del jugo de caña, a altas temperaturas, hasta que se obtiene una melaza muy densa y se solidifica en moldes con forma de cubo.

Este azúcar, a diferencia del blanco, no es sometido a ningún refinado, centrifugado, depuración o cualquier otro tipo de procesado, por lo que conserva todas las vitaminas y minerales presentes en la caña de azúcar.

La panela es muy consumida en América Latina, donde es conocida con otros nombres como Chancaca, Piloncillo, Papelón y Rapadura. También se consume en otros países como Filipinas, India y Pakistán.

Sobre todo se emplea para la elaboración de dulces. La panela se puede comprar en bloque o rallado y granulado. Se utiliza en muchas preparaciones dulces y participa igual que el azúcar, para endulzar los tés o infusiones, chocolates, los zumos, las mermeladas, los postres...

En Colombia es el ingrediente principal de una popular bebida, el agua de panela, elaborada simplemente con agua y panela a la que se le puede añadir zumo de limón o queso -parecido a la mozzarela-, obteniendo así una bebida de agradable sabor.

Tiene propiedades balsámicas y expectorantes, siendo beneficioso para los catarros el tomar agua caliente con panela. Asimismo, los hidratos nos proporcionan una subida de energía cuando estamos con cansancio físico. Tiene sobre todo vitamina A y muchos minerales, más que el azúcar blanco y que el moreno, tales como hierro, calcio, potasio, fósforo, cobre, magnesio, manganeso y zinc.

El agua de panela tiene que ser como una rica limonada.

Ingredientes:

- Panela (se vende en bloques) para preparar dos vasos nos hacen falta como un par de nueces o 2 cucharillas, depende del gusto que se desee)
- Limón
- Agua (algo más de medio litro, para dos personas)

Elaboración:

La panela tiene que disolverse en el agua. Si es caliente, hay que ponerla a hervir en un cazo y añadir la panela hasta que se derrita. Si la queréis fría, se deja enfriar o directamente se disuelve en agua fría (le cuesta más disolverse). Añadir zumo de limón (a gusto del consumidor el punto ácido). Si es fría, servirla recién sacada del frigorífico o ponerle unos cubitos de hielo.

Gracias la cantidad de gente que ha llegado de aquellos países, centro y sudamericanos sobre todo, ahora lo podemos encontrar en muchos supermercados.

Antes sólo se podía comprar en tiendas muy especializadas de corte latino, luego lo veíamos en las tiendas de comercio justo y ahora insisto, ya en numerosos supermercados.

Tags relacionados panela juan mari arzak alta cocina