Karlos Arguiñano en tu cocina

Azúcar isomalt

Azúcar isomalt

Autor:

Hoy vengo con un producto muy poco habitual en nuestras cocinas: el Isomalt o azúcar isomalt. Es un nuevo término que ahora suena extraño pero dentro de no mucho tiempo se irá incorporando a nuestro vocabulario cotidiano.

Es un nuevo sustituto del azúcar que, de forma curiosa, proviene exclusivamente del azúcar, tiene el mismo perfil de sabor que éste, así como la misma apariencia, pero solamente tiene la mitad de las calorías del azúcar, es apto para diabéticos, y no se pega.

Este sucedáneo no es algo artificial, ya que está fabricado exclusivamente a partir de la remolacha azucarera, por ello su dulzor es puro, sin ningún regusto extraño.

En su fabricación, primero la glucosa y la fructosa del azúcar se combinan de nuevo con la ayuda de enzimas naturales; y en la segunda etapa se efectúa una hidrogenación. El resultado es una sustancia nueva, comparable al azúcar en muchos aspectos. Tiene el mismo perfil que el azúcar, la misma apariencia y se puede trabajar prácticamente -incluso mejor- como el azúcar.

Su valor nutritivo es de 2 kilocalorías aprox. por gramo, o sea, justo la mitad que el azúcar. Cuida el metabolismo delicado de los diabéticos y responde perfectamente a sus necesidades energéticas. Y pueden comer productos endulzados con Isomalt sin ningún problema.

Asimismo, muy importante para los niños y algo que preocupa mucho a los padres no provoca caries. No se forman los ácidos de la placa que podrían disolver el esmalte dental.

Son muchos los productos que llevan hoy en día Isomalt en su elaboración, entre otros, caramelos, chicles, chocolates y productos horneados.

Además, en confitería resulta ideal para trabajos de caramelo ofreciendo una gran resistencia a la humedad, por lo que son muchos más duraderos, no son pegajosos, ni se ablandan a temperaturas altas o en sitios muy húmedos Y además, ofrecen un bonito color cristalino totalmente transparente.

Nosotros lo empleamos ahora entre otras cosas en un bocado llamado MUESLI DE FOIE GRAS. Hacemos una especie de galletitas de pan, cereales, frutos secos con mantequilla.

- Ingredientes:
- Para el muesli:
20 g de miga de pan
15 g de avellana en trozos
15 g de almendra en trozos
15 g de nuez pelada en trozos
25 g de mantequilla derretida
15 g de azúcar isomalt
4 g de fécula de maíz
15 g de vino blanco
5 g de mijo sal

- Elaboración:

Amasar todo suavemente y hacer unas galletas irregulares, aproximadamente de la medida de las rodajas de foie, sobre un silpat. Hornear a 175 grados hasta que quede crujiente. Colocar las láminas de foie gras apoyadas sobre el muesli.