Karlos Arguiñano en tu cocina

Chocolate frito

Chocolate frito

Autor:

Habrá a quien el bocado de hoy le parecerá muy singular: chocolate frito. El chocolate frito es un postre típico que se realiza en muchos conventos, una receta monacal, pero que además, también se encuentra en diversos restaurantes de México.

Parece ser que también hay una versión en Stonehaven (Escocia). Se trata en este caso de una barra de chocolate frita. La barra de chocolate se empana y se fríe por inmersión en grasa caliente, preferentemente manteca de res.

Naturalmente, ésto se hace aprovechando los recursos de los que ya dispone el chef para preparar sus platos más ortodoxos, que por supuesto incluyen pescado y papas, pero también embutidos, salchichas y frecuentemente, haggis.

Es decir, se usa el mismo preparado viscoso a base de harina, leche y huevo, así como el mismo contenedor de manteca caliente. Hay que tener en ese caso cuidado al freír ya que sin usar aceite limpio, puede dar a la barra de chocolate un extraño sabor a pescado y carne.

Ésta puede ser una de las propuestas más sencillas que he traído a esta cocina virtual. Es un bocado dulce muy agradable, en nuestra fórmula se emplea una tempura de envoltorio del chocolate frito:

Los ingredientes son muy sencillos y conocidos por todos:

- Harina de tempura
- Agua fría (la cantidad que indique el fabricante)
- Abundantes hielos
- Para el relleno de chocolate: chocolate negro
- Aceite para freír

Elaboración:

Primero se prepara la tempura. Hay que mezclar el agua muy fría con la harina de tempura, manteniéndola en un baño maría helado con los cubitos de hielo.

A continuación, se corta el chocolate en pedazos rectangulares (de 2 cm aproximadamente). Introducimos el chocolate en la masa de tempura. La fritura de los trocitos de chocolate envueltos en la masa de tempura hay que hacerla en aceite no muy caliente (180 grados aproximadamente), y debemos tener el cuidado de no tenerlos demasiado tiempo en la sartén. Si se funde demasiado el chocolate empieza a romper la capa de la tempura.

Una vez frito se escurre sobre un papel absorbente. Sin duda es un bocado (o petit four) perfecto para acompañar al café.