Karlos Arguiñano en tu cocina

Vino tinto crujiente

Vino tinto crujiente

Autor:

Juan Mari Arzak nos presenta una preparación muy sencilla y rica. Nosotros lo llamamos en el restaurante Arzak: vino tinto crujiente y es una especie de galleta de vino muy fina.

Este crujiente se puede comer tal cuál, pero puede ser perfecto para acompañar y decorar distintos postres.

Sólo necesitamos cuatro ingredientes para hacerlo:

- 750 ml. (una botella) de vino tinto (a poder ser de capa alta, o sea muy oscuro)
- 200 gr. de mantequilla
- 400 gr. de azúcar
- 185 gr. de harina

Sin duda, el inicio es sencillo. Son ingredientes que podemos encontrar sin ninguna dificultad, incluso es posible que los tengamos en casa sin salir a comprar nada. El vino tiene que ser de una calidad notable. Cuanto más sea posible mejor porque eso se nota mucho pese a que lo trasformemos en esa galleta.

Es decir, que cuanto mejor es el vino, mejor será nuestro crujiente. Pero no necesitamos ningún vino concreto. Vamos paso a paso:

- Primero hay que poner a hervir el vino hasta que reduzca a un tercio (y dejar templar).
- Luego hay que trabajar la mantequilla hasta conseguir una textura de pomada.
- Por último hay que mezclar la mantequilla, con el vino, el azúcar y la harina tamizada.

Y esta "masa/crema" la extendemos sobre un papel de horno o silicona. La dejamos bien fina y lo horneamos a 125 grados durante 20 minutos. Luego lo dejamos enfriar y lo troceamos para servir.

Sin duda es perfecto para acompañar unas natillas, cualquier helado o un sorbete. Que sean cremosos o también frutales.


VINO TINTO CRUJIENTE

Ingredientes (6 personas)

750 g de vino tinto (muy oscuro)
200 g de mantequilla
400 g de azúcar
185 g de harina

Elaboración

Hervir el vino tinto hasta que queden 250 g.
Trabajar la mantequilla hasta conseguir una textura a punto de pomada.
Cuando esté, mezclarla con el vino, el azúcar y la harina previamente tamizada.
Estirar sobre un silpat (superficie de silicona que se utiliza para cocinar en el horno) finamente y cocerla en el horno a 125 grados durante 20 minutos.

Final y presentación

Dejar enfriar en cajas con gel de sílice hasta el momento de su utilización.