Karlos Arguiñano en tu cocina

Frutas especiadas a la parrilla

Frutas especiadas a la parrilla

Autor:

En los últimos tiempos están cambiando radicalmente los conceptos de salado y dulce para identificar su empleo exclusivo con determinados productos antes encasillados en los apartados salados o en los postres.

Así, hay muchas verduras que se emplean en las golosinas y muchas especias que antes sólo servían para condimentar carnes o pescados ahora lo hacen con la más variada fruta. Por otra parte, técnicas que se empleaban, casi en exclusiva, para oficiar carnes y caza, mariscos o pescados como es la plancha o la parrilla, se pueden ver con las más diversas frutas, sobre todo las más carnosas como mango, melocotón, melón, que se caramelizan para aportar un toque crujiente.

Especias asociadas a lo salado ( ya no sólo la canela o vainilla típicas de repostería) como pimienta, nuez moscada, orégano o jengibre (o hierbas como la albahaca o perejil) lejos de ocultar el sabor natural de la fruta le dan relevancia gustativa. Como es el caso de estas frutas que se hacen a la parrilla o si se carece de ésta, puede emplearse una plancha o una sartén antiadherente.

Es curioso cómo la parrilla sobre brasas se ha convertido en un instrumento que evita aporte de grasas adicionales y resulta muy sano y dietético a la vez que mágico, ya que ese toque a humo de los productos que toca no enmascara las virtudes de lo que se emparrilla, sino que resalta más profundamente los sabores en una mutación singular así como ciertamente beneficiosa.

Y para los que puedan poner en duda que el asar constituya un noble arte dentro de la cocina, y la parrilla, su instrumento más eficaz, basta releer las imperecederas palabras de Julio Camba al respecto: ¿No hay una cosa tan antigua ni tan moderna, tan fácil ni tan difícil como tan sencilla ni tan complicada, tan conocida ni tan sugerente¿. A las virtudes señaladas por socarrón escritor gallego hay que sumarle la de la milimétrica precisión que imprime a sus frases, ya que si desde luego algo caracteriza a este artilugio, la parrilla, es el de aunar contradictorias cualidades. Es un arte antiguo, porque sin duda fue la primera técnica como tal que el hombre usó para la transformación de los alimentos crudos y moderna, a un mismo tiempo, también, porque va en concordancia y sigue los dictados de la dietética actual, esa culinaria liviana tan en boga hoy en día.

Fácil y difícil a la vez, paradójico enigma de sencilla resolución: en apariencia cualquiera se encuentra capacitado para utilizar una parrilla o barbacoa, otro cantar es atinar con el punto exacto, sea carne, pescado o frutas, que como en este caso exigen un paso breve por las brasas.

FRUTAS ESPECIADAS A LA PARRILLA

Ingredientes
  • Ingredientes (6 personas):
  • 1/4 de piña
  • 1 melocotón
  • 1 mango
  • 6 moras
  • 2 kiwis
  • - Para el azúcar especiado:
  • 50 g de azúcar
  • 5 g de albahaca seca
  • 5 g de orégano
  • 1 pizca de perejil picado
  • 1 pizca de menta picada
  • 1 pizca de pimienta negra molida al momento
  • Además:
    aceite de calabaza
Elaboración de la receta:

- Para las frutas:
Cortar las frutas en tacos cuadrados de 3 x 3 cm aproximadamente e insertarlos en una brocheta.

- Para el azúcar especiado:
Se mezclan todos los ingredientes, reservándolo.

-Final y presentación:
Se embadurnan las frutas con la mezcla de azúcar y especias. Se pone sobre una brasa caliente dorándolas por todos los lados, quedando caramelizadas pero sin quemarlas. Acompañar la brocheta con el aceite de calabaza.

- Si no encuentra...
Las frutas señaladas, utilice las que tenga a mano, de temporada.
Aceite de calabaza, sustituir por un aceite de semillas neutro.