Karlos Arguiñano en tu cocina

Chía

Chía

Autor:

Hoy voy a tocar un tema singular y poco conocido aún, el de la chía, Unas semillas que conocí en México.

La chía es una planta herbácea de flores azules o blancas, pariente de la menta. Nativa del sur de México y Guatemala.

La semilla de chía (Salvia Hispánica), fue utilizada por los aztecas no solamente como alimento básico, sino también como ofrenda a los dioses aztecas. El consumo de la semilla de chía, es una excelente oportunidad para incrementar el nivel de nutrición y mejorar nuestro metabolismo, aportándonos la mejor fuente de Omega 3, antioxidantes y fibra alimentaria. Las semillas de chía tienen un gran porcentaje de proteínas y son una gran fuente de vitamina B, calcio, potasio, zinc y cobre.

Con estas semillas me pareció interesante hacer unas pruebas y presentar un plato con chía. Tenemos un plato en el restaurante que llamamos (un poco con doble sentido) "El pato que chía". En esta preparación la chía interviene de tres maneras diferentes.

- Hacemos una galleta de chía fina y crujiente.
- Preparamos una mezcla en la trituramos con azúcar las semillas de chía tostadas.
- Y también hacemos unas esferas de chía con caldo. Tenemos la chía en tres texturas, en polvo, en crujiente y blandita cocida con caldo.

La tres preparaciones: la galleta, el polvo que condimenta la pechuga de pato y esas esferas que a simple vista nos recuerdan las semillas de un tomate. Y se preguntarán ¿dónde se pueden comprar estas semillas? Las semillas de chía se compran en cualquier herboristería, ya que parece ser que cada vez lo toma más gente por sus propiedades nutricionales.

Conozco a muchas personas, entre ellas alguno de mis colaboradores que toman una cucharada de chía con yogurt todas las mañanas.

Suele ocurrir, muchas veces nos sucede, que no hemos oído hablar de algo y a los pocos días de conocer su existencia empiezan a aparecer reportajes y artículos sobre el tema. Como es el caso.