Karlos Arguiñano en tu cocina

Fósil de sardinas

Fósil de sardinas

Autor:

Juan Mari Arzak nos trae una idea que puede servir para hacer bocados muy divertidos. Nos va a enseñar a hacer lo que él llama: Fósil de sardinas. Vamos con él.

Es un crujiente de sardinas perfecto para combinar con una crema de pescado, algas o verduras. Vamos a hacer una especie de pasta de sardinas y lo freiremos hasta que nos quede como una galleta.

Los ingredientes para el fósil son muy sencillos y la elaboración es muy fácil. Necesitaremos:
12 sardinas frescas
salsa de soja (70 gr.)
azúcar (15 gr.)
sal
pimienta
jengibre
aceite de oliva (para freír)

La elaboración no tiene ningún misterio, menos que su sugestivo nombre:
Primero tenemos que limpiar y retirar de las sardinas la cola, la cabeza y las tripas (pero no las espinas como la raspa central).

Ponemos las sardinas en un vaso de batidora , agregamos la soja y el azúcar, y trituramos groseramente el conjunto, de forma que queden trozos a la vista. 

Condimentamos la "masa de sardinas" con sal, pimienta y un punto de jengibre. 

Extendemos la masa entre dos hojas de papel sulfurizado (papel de horno) y lo freímos en aceite (no muy caliente) hasta que esté dorado. Una vez frito escurrimos bien el aceite.

Ahora no nos queda más que montarlo para comer. Nosotros los servimos con una crema de pescado. Pero se podría servir con la crema que más nos guste. Os cuento cómo hacemos esta crema:

Doramos un poco de ajo picado con muy poquito aceite, añadimos la carne sin espinas de arraitxikis (pequeños pescaditos de roca) picada de forma tosca y salteamos.

Retiramos el salteado de pescado para que enfríe y le añadimos un poco de salsa de soja y queso fresco. Lo mezclamos bien.

Condimentamos esta crema con sal, pimienta, jengibre y perejil picado.