Karlos Arguiñano en tu cocina

Hielo seco, la ebullición en frío

Hielo seco, la ebullición en frío

Autor:

Juan Mari Arzak nos desvela uno de sus secretos: el hielo seco.

Hoy venimos con un tema muy de actualidad: hielo seco para mostrar un proceso muy interesante: La ebullición en frío.

El hielo seco, o CO2, es dióxido de carbono en estado sólido. Para que todo el mundo nos entienda un poco voy a explicar sus características. El hielo seco está sólido y tan frío (a 78ºC bajo cero) que puede llegar a quemar. Y curiosamente, pasa directamente de estado sólido a estado gaseoso, sin pasar por el estado líquido. Este proceso se llama sublimación.

Se utiliza para extinguir fuegos porque elimina el oxígeno, para refrigerar, para dar efervescencia a las bebidas carbonatadas, para crear efectos especiales como el efecto niebla... 

Pero quiero que quede claro que no añade ningún sabor ni aroma al alimento al que lo añadimos, porque el gas que produce es incoloro, insípido e inodoro. Dicho esto, vamos con la demostración de la ebullición en frío.

Ebullición en frío
Ingredientes 
  • 20 g de hielo seco (CO2)
  • 100 gr. de vodka
  • 200 gr. de tónica
  • 100 g de agua
  • 150g de azúcar
  • ralladura de 2 limones
  • una pizca de nuez moscada
  • una pizca de pimienta molida
  • 4 hojas de albahaca picada
  • 4 hojas de menta picada
Elaboración

Mezcla (estrechamente) el azúcar con el vodka.

Coloca 3 cucharadas soperas de hielo seco picado en una cafetera manual de cristal. Vierte el líquido preparado y presiona la cafetera para provocar, a través de esa presión y la reacción del hielo seco, la "ebullición en frío".

Todos sabemos que los líquidos hierven cuando les aplicamos calor, pero en este caso, añadiendo el hielo seco, nuestro cóctel nos muestra el mismo aspecto.