Karlos Arguiñano en tu cocina

Galletas de obulato y caramelo de chocolate

Galletas de obulato y caramelo de chocolate

Autor:

Juan Mari Arzak nos presenta un producto de origen japonés, el obulato. Se trata de unas láminas circulares muy finas con las que elabora unas galletas de caramelo de chocolate.

Hoy os traigo un producto japonés del que ya hablamos hace un par de años: el obulato. Para los que no vieron el programa, podemos recordar de producto se trata.

El obulato (se compra en tiendas especializadas) es una lámina comestible y ultra fina hecha a base de almidón de patata. Su peculiaridad es que al entrar en contacto con agua o líquidos no grasos, desaparece. 

En Japón se utiliza principalmente como envoltorio de fármacos. Como cobertura de los elementos con principios activos destinados a la prevención o tratamiento de patologías. Por lo tanto, el obulato hace la función de cobertura que todos conocemos en algunas cápsulas, un envoltorio para medicamentos. En este caso, es una lámina comestible traslúcida y ultrafina.

El obulato no desprende ningún aroma y su sabor es neutro, por lo que su uso en la cocina es muy amplio, se puede emplear en elaboraciones dulces o saladas.

Es un producto sin azúcar, sin grasas, sin sal y sin gluten, siendo por lo tanto un ingrediente apto para celíacos.

Lo hemos utilizado mucho para hacer velos con frutos secos, por ejemplo aquí tenemos unos velos de flor de cúrcuma y cochinilla, de pimentón y de orégano; pero se puede emplear para otras cosas como para hacer la galleta dulce que vamos a presentar hoy.

Hay que tener especial cuidado a la hora de manipularlo y con la humedad de los ingredientes que le añadamos.

Galletas de obulato y caramelo de chocolate
Ingredientes:
  • unos círculos de obulato
  • aceite
  • polvo de caramelo de chocolate
Elaboración:

Sobre la placa de horno -forrada con una lámina de papel- colocamos una lámina circular de obulato, lo pintamos con aceite y colocamos otra capa de obulato. 

Volvemos a untarlo con aceite y cubrimos con otra lámina de obulato. Espolvoreamos con el caramelo en polvo. Introducimos en el horno hasta que se funda el caramelo.