Karlos Arguiñano en tu cocina

El pulverizador de aceite utilizado en la alta cocina

El pulverizador de aceite utilizado en la alta cocina

Autor:

Juan Mari Arzak nos explica los usos y utilidades en la cocina de los tipos de pulverizadores de aceite que existen en el mercado.

El pulverizador de aceite es un accesorio de cocina muy simple que puede ser muy útil. Nos permite dosificar el aceite y es especialmente práctico para cocinar a la plancha a la parrilla, para aliñar ensaladas o verduras al vapor.

Gracias al pulverizador podemos cocinar o aliñar con muy poca cantidad de aceite. Puede ser una buena herramienta para todas aquellas personas que tienen que medir y utilizar el aceite en pequeñas cantidades. 

La verdad es que es un accesorio muy simple pero que tiene su miga. En el mercado tenemos dos tipos de pulverizadores:

  • Los pulverizadores llenos de aceite y reutilizables que ya se venden en algunos supermercados sueltan el aceite en chorrito fino más que pulverizado. Son más cómodos de usar que las clásicas brochas de cocina, que se deben lavar, para que se queden sin grasa, con agua caliente y jabón a mano o en el lavavajillas. Pero tiene la pequeña pega de que no terminan de pulverizar, aunque pueden cumplir perfectamente la función de incorporar el aceite en pequeñas cantidades.  
  • Pero los realmente fantásticos e infinitamente más cómodos, son los que llevan un sistema especial para introducirles en el momento de usarlos, cebándolos de aire, que es el que transformará el aceite, un líquido muy denso, en pequeñísimas partículas. Además ya han aparecido en el mercado aerosoles de aceite de oliva virgen extra con lecitina de soja añadida para que nada se pegue en las planchas y parrillas. 

De todas maneras, a mi me gusta más la idea de comprar un buen pulverizador y llenarlo con el aceite que nosotros queramos y elijamos de la amplísima gama de aceites -de oliva principalmente- de la más alta calidad. 

Pero hay que advertir claramente que no sirve cualquier pulverizador. Algunos funcionan perfectamente con agua, vinagre u otros líquidos, pero el aceite es muy denso y no termina de cumplir con la función de "pulverizar".