Karlos Arguiñano en tu cocina

Aromatizar cuajada

Aromatizar cuajada

Autor:

Juan Mari Arzak nos desvela un nuevo secreto de cocina, cómo aromatizar una cuajada con pimienta y vainilla.

Hoy vamos a hacer una cosa aparentemente muy tradicional, una cuajada, pero con toque actual aromatizada.

Pero antes de empezar me gustaría aclarar un par de cosillas porque sé que hay mucha gente que se pregunta cuál es la diferencia entre el yogur y la cuajada.

La cuajada es el producto obtenido de la coagulación de la proteína de la leche, llamada caseína. La lactosa no cambia, por lo que el sabor sigue siendo dulce. 

En cambio, el yogur es el resultado de la fermentación de la leche por la acción de unas bacterias. La lactosa cambia y adquiere un sabor ácido.

Las mejores cuajadas se elaboran con leche de oveja o cabra, aunque también se pueden obtener muy buenas cuajadas con leche de vaca. La que vamos a preparar nosotros va a ser con leche de oveja.

Antiguamente sólo era posible conseguir leche de oveja en la temporada en que parían los corderos, pero ahora es posible encontrar en otras temporadas  leche de oveja pasteurizada en casi cualquier comercio de alimentación. Además, podemos encontrarla natural o ahumada.

Cómo aromatizar una cuajada:
Ingredientes
  • leche de oveja
  • cuajo (lo venden en las farmacias y en la sección de refrigerados de los supermercados)
  • una pizca de sal
  • 1 vaina de vainilla
  • unos granos de pimienta blanca
Elaboración:

Calentamos la leche con una pizca de sal y el aroma elegido, en este caso, granos de pimienta y una rama de vainilla. Cuando empiece a hervir, retiramos la cazuela del fuego y dejamos que la pimienta y la vainilla infusione con la leche hasta que temple. 

Retiramos la pimienta y la vainilla, echamos unas gotas de cuajo en cada recipiente y vemos cómo cuaja al momento. Esperaremos un par de horas para que se asiente bien y listo para consumir.

Otros aromas:

Es todo muy sencillo y muy apropiado para sorprender a vuestros invitados. Hoy lo hemos hecho con pimienta y vainilla, pero podemos dar otras ideas.

Se pueden infusionar con cualquier ingrediente: cacao, anís estrellado, curry, café, canela, vainilla... 

Además, se le puede dar sabor quemado o ahumado, todo un mundo de posibilidades.

Nosotros hemos hecho prácticamente de todo, como un plato en el que combinábamos una cuajada ahumada con un pescado, en concreto muxarra, y que, por cierto, ha tenido mucho éxito.

Ver recetas de cuajada