Recetas

Receta de Crema de alubias con raviolis de morcilla

Receta de Crema de alubias con raviolis de morcilla

Autor:

Receta de crema de alubias negras acompañadas de unos raviolis de pasta wonton rellenos de morcilla.

Karlos Arguiñano nos muestra una manera de cocinar alubias, un ingrediente rico en fibra, potasio y hierro y con una cantidad importante de proteína vegetal. Hoy cocinará una crema y la acompañará con unos raviolis de morcilla. Una receta perfecta para afrontar el día con energía.

Ingredientes de la receta de Crema de alubias con raviolis de morcilla:
  • Para 4 personas:
  • 300 gr. de alubias negras
  • 200 gr. de morcilla de cebolla
  • 20 láminas de pasta fresca wonton
  • 1 puerro
  • 1 pimiento verde
  • 1 cebolleta
  • 3 ajos
  • 1 tomate
  • agua 
  • aceite de oliva virgen extra
  • sal
  • perejil
  • pimienta
Elaboración de la receta de Crema de alubias con raviolis de morcilla:

Pica los ajos, la cebolleta, el pimiento y el puerro y pon a pochar en la olla con un chorrito de aceite. Pela y pica el tomate finamente, añade y rehoga. Sazona, añade las alubias y cúbrelas con agua. Tapa y cocínalas a fuego suave durante 40 minutos a partir que comience a salir el vapor. Tritura con la batidora eléctrica y pásalo por el chino para desechar las pieles. Pon a punto de sal y reserva la crema.

Coloca la morcilla en un cazo, cubre con agua, añade unas ramas de perejil y deja cocer. Retírala a un plato, quítale la piel y desmenuza la farsa. Reserva.

Para hacer los raviolis, extiende 10 láminas de pasta wonton en una fuente y coloca en el centro de cada una un poco de morcilla. Humedece con agua los bordes de la pasta y tapa con el resto de las láminas. Presiona los bordes. Cuece los raviolis a fuego suave durante 2 minutos en una cazuela amplia y baja. Retira a un plato con papel absorbente para eliminar el exceso de agua.

Sirve la crema, acompaña con los raviolis de morcilla y decora con una ramita de perejil.

Consejo

Es preferible consumir las alubias dentro de los doce meses inmediatos a su recolección. Si son más viejas pierden bastante calidad, ya que se dificulta su cocción y resultan más duras.

Consejo nutricional: Legumbres, fuente de fibra