Carnes

Receta de Solomillo de cerdo con plátano

Receta de Solomillo de cerdo con plátano

Autor:

A continuación veremos la elaboración de la receta de solomillo de cerdo. En esta ocasión, el solomillo irá acompañado de una sencilla tortilla de plátano.

Ingredientes para la receta de solomillo de cerdo con plátano
  • 1 solomillo de cerdo
  • 1 plátano
  • 1 patata
  • 30 g de mantequilla
  • 100 g de azúcar
  • 15 g de miel
  • 10 ml de salsa de soja
  • 25 ml de licor de plátano
  • 200 ml de vino tinto
  • aceite de oliva
  • sal
  • pimienta
  • 1 ramita de canela
  • 1 ramita de vainilla
  • semillas de amapola
Elaboración de la receta de solomillo de cerdo con plátano

Coloca el solomillo en un recipiente. Baña con la salsa de soja y la miel, añade la canela troceada y un poco de pimienta. Deja macerar en el frigorífico durante 3 horas.

Para la reducción de vino, coloca en un cazo el vino y el azúcar. Cocina a fuego suave hasta que reduzca a la mitad.

Coloca el licor de plátano en un cazo. Retira las semillas de la vainilla y añádelas. Cocina a fuego suave hasta que reduzca.

Envuelve la patata con film transparente, pínchala con un cuchillo e introdúcela durante 6 minutos en el microondas. Pélala, pártela por la mitad y colócala en un bol. Añade un poco de mantequilla y el plátano cortado en rodajas. Con la ayuda de un tenedor, machaca el plátano y la patata para hacer un puré. Salpimienta y aliña con un chorrito de aceite. Coloca dos moldes redondos en una sartén con un chorrito de aceite. Rellena los moldes con una capa fina de puré de plátano y patata y cocina las tortitas unos minutos. Reserva.

Dora el solomillo en una sartén con un chorrito de aceite a fuego fuerte. Baja el fuego y añade poco a poco el jugo del marinado (soja, miel y canela). Pon la tortita de plátano en el plato y coloca encima el solomillo. Salsea con la reducción de vino y la de licor de plátano. Decora con unas semillas de amapola.

Consejo sobre la miel

Existen dos tipos de miel, la miel de flores y la miel de rocío: La primera es la obtenida del brezo, tilo, acacia, romero, árboles frutales, etc.). Es transparente y espesa cuando es fresca. La miel de rocío es la que procede del abeto, abeto rojo o de hoja, y se solidifica con dificultad. En general, es menos dulce y no es extraño que exhiba olor y sabor especiados, resinosos.