Carnes

Receta de Muslos de pollo con menestra de otoño

Receta de Muslos de pollo con menestra de otoño

Autor:

Receta de muslos de pollo con menestra de otoño, un plato lleno de sabores y limpio, con pollo y verduras asadas. Receta de Ramón Roteta

Ingredientes
  • - Para 2 personas:
  • 2 muslos de pollo
  • 4 ajetes frescos
  • 2 zanahorias
  • 1/2 calabacín
  • 2 alcachofas
  • 1 puerro
  • 1 cebolleta
  • agua
  • aceite de oliva
  • sal
  • pimienta blanca
Elaboración de la receta de muslos de pollo con menestra de otoño

Precalienta el horno. Limpia los muslos de pollo, separa el muslo del ante muslo y deshuésalos. Reserva los huesos.

Salpimienta el pollo y dóralo en una cacerola con un chorrito de aceite. Coloca el pollo en una bandeja apta para el horno y reserva el jugo.

Pela y corta las zanahorias en rombos y coloca en la bandeja con el pollo. Corta 8 rodajas de calabacín y colócalas en la bandeja del horno. Sazona las verduras. Vierte por encima el jugo del pollo y hornea a 190º C durante 15 minutos.

En una sartén con un chorrito de aceite dora los huesos del pollo. Añade un chorrito de agua, sazona, coloca la tapa y deja reducir durante 15 minutos. Retira los huesos y reserva el caldo.

Deshoja las cebolletas y dóralas en una sartén con un chorrito de aceite. Limpia y corta el puerro en 4 trozos y añade a la sartén. Limpia las alcachofas, úntalas con limón para que no se oxiden y agrega a la sartén. Añade los ajetes, sazona, coloca la tapa y saltea las verduras durante 2 minutos. Resérvalas.

Sirve 4 rodajas de calabacín en cada plato, al lado la zanahoria, dos trozos de puerro de pie, 1 alcachofa, 2 porciones de cebolleta y 2 ajetes. Haz un círculo en el plato con las verduras y coloca en el centro 2 porciones de pollo. Vierte el caldo en la bandeja del horno con el jugo, mezcla bien y salsea el plato por encima.

Consejo

El calabacín se presta a un amplio abanico de posibilidades. Pueden servirse gratinados, rehogados, asados, fritos o rellenos. También pueden enriquecer las sopas, las cremas, los purés, los pistos, las salsas e incluso, las tortillas, pero siempre utilizaremos poco aceite porque sino duplicaremos las calorías.