Carnes

Receta de Ají de gallina

Receta de Ají de gallina

Autor:

Karlos Arguiñano elabora ají de gallina, un plato tradicional de Perú que consiste en un ají (crema espesa) a base de gallina cocida, desmenuzada y cocinada en su caldo. La crema se espesa añadiendo pan remojado en leche.

El ají de gallina se sirve habitualmente acompañado de papas cocidas o arroz blanco, como en esta ocasión. Además, en algunas regiones al ají se le añaden nueces pecanas y queso parmesano.

Ingredientes (4 personas):
  • 800 gr pechuga de gallina
  • 2 huevos
  • 1/2 rama de apio
  • 1 puerro
  • 1 cebolla
  • 4 dientes de ajo
  • 2 cucharadas de pasta de ají amarillo
  • 200 gr de arroz
  • 100 gr de queso parmesano
  • 250 ml de leche evaporada
  • 6 rodajas de pan de molde
  • 9 nueces pecanas (peladas)
  • aceite de oliva virgen extra
  • sal
  • pimienta
  • perejil
Elaboración de la receta de Ají de gallina:

Pon agua en la olla rápida, limpia y agrega el puerro y la rama de apio troceados. Incorpora la carne de gallina, sazona, coloca la tapa y cuece todo durante 30 minutos. Cuela y reserva el caldo. Deshilacha la pechuga y resérvala.

Retira la corteza del pan de molde, trocea y ponlo en el vaso de batidora. Vierte la leche y deja reposar hasta que quede bien empapado. Escurre la leche, tritura el pan y resérvalo.

Pon los huevos a cocer en una cazuela con agua. Deja templar, pela y resérvalos.

Pela 2 dientes de ajo y lamínalos. Rehógalos un poco a fuego suave en una tartera con un chorrito de aceite. Pica la cebolla finamente y añádela. Rehoga todo a fuego suave e incorpora la pasta de ají amarillo y la gallina deshilachada. Salpimienta. Añade el pan remojado en leche y remueve. Vierte un poco del caldo resultante de cocer las pechugas y deja cocinar a fuego suave.

Pela y pica los otros 2 dientes de ajo y rehógalos en una cazuela con un chorrito de aceite. Agrega el arroz, cubre con el caldo y cuécelo.

Sirve el ají y acompaña con el arroz. Coloca encina las nueces picaditas, el huevo y el queso rallado. Decora con una hoja de perejil.

Información nutricional de la receta:

Es un plato nutritivo de presencia ocasional, ya que aporta muchas calorías. Además, es un plato energético recomendado para personas con gran desgaste físico.

La carne de gallina es dura y fibrosa, por lo que requiere una alta cocción para poder digerirla sin dificultad. Aporta proteínas de alto valor biológico. La mayor parte de la grasa la tiene en la piel, de manera que al retirarla la convertimos en una carne magra. Su contenido en colesterol es casi el doble que el de la carne de vacuno o de cerdo. También aporta hierro de fácil asimilación que nos protege de la anemia.

En este plato tenemos otras fuentes de proteínas de calidad como son los huevos, el queso y la leche. De hecho, cocinar con leche evaporada incrementa considerablemente el aporte de proteínas, azúcares, grasas, vitaminas y minerales en las recetas. Se recomienda el uso de esta leche en períodos de mayor necesidad de calcio como en los niños, embarazadas, mujeres durante la lactancia y personas mayores. También es un buena manera de mejorar el aporte nutricional de las personas con bajo apetito.

La pasta de ají es una buena fuente de vitaminas de efecto antioxidante. Hay estudios que concluyen que la capsaicina responsable del picante de los pimientos tiene efecto protector frente al cáncer. Además tiene efecto antioxidante y evita la formación de trombos en la sangre.

Este plato no está recomendado para las personas con colesterol, estómagos delicados o con sobrepeso.

De postre comeremos una fruta y un vaso de leche

EL MENÚ DE LA NUTRICIONISTA

Comida:

Cena:

Consejo de la Doctora Telleria:

Guardar el caldo resultante de la cocción de la carne con las verduras para tomarlo entre horas y así estar bien hidratados, también en otoño.