Ensaladas y verduras

Receta de Tarta de cebolla y panceta

Receta de Tarta de cebolla y panceta

Autor:

Estupenda receta de tarta de cebolla y panceta acompañada de una salsa de tomate, un plato fácil de reproducir propuesto por Karlos Arguiñano

Ingredientes
  • - Para 4 personas:
  • 4-5 cebollas
  • 150 gr. de panceta ahumada
  • 3 huevos
  • 1/2 vaso de nata líquida
  • 1 vaso de salsa de tomate
  • aceite virgen extra
  • sal
  • pimienta negra molida
  • nuez moscada rallada
  • 1 rama de perejil
  • - Para la masa:
  • 125 g de harina de garbanzo
  • 125 g de harina integral
  • 125 g de mantequilla
  • 1 huevo
  • 2-3 cucharadas de agua
  • 1/2 cucharadita de sal
Elaboración de la tarta de cebolla y panceta

Mezcla la harina y la sal en un cuenco. Haz un hoyo en el centro, coloca el huevo y añade la mantequilla a punto de pomada y unas gotas de agua. Amasa con las manos hasta formar una bola lo suficientemente compacta como para que no se deshaga, pero procurando no trabajarla en exceso. Aplasta suavemente la bola y envuelve en plástico. Deja que la masa repose en el frigorífico durante 3-4 horas. Estírala con el rodillo.

Cubre el molde con la masa estirada y pincha el fondo de la masa con un tenedor. Mete la masa en el horno a 180ºC. durante unos 10 minutos o hasta que los bordes estén dorados. Retira y reserva.

En una sartén con aceite dora las cebollas cortadas en juliana. Una vez doradas, añade la panceta picada y saltea. En un bol, pon los huevos y sazónalos con nuez moscada rallada y una pizca de sal. Vierte la nata líquida y bate con un tenedor todos los ingredientes . Añade la panceta, mezcla bien el conjunto.

Vierte la crema de cebolla y panceta sobre la tartaleta horneada. Hornea a 180º C. durante 10 minutos. Retira el molde. Calienta el tomate en una cazuelita y vierte a una salsera. Sirve la tarta en un plato amplio acompañada de la salsa de tomate.

Consejo

La harina es un buen ingrediente para utilizar en las salsas, ya que sirve para ligar y dar consistencia a las salsas. Pero su uso debe ser comedido y no abusar demasiado de la harina, pues entonces, aparte de que pueden quedar grumos, se puede perder el sabor principal de la salsa.