Ensaladas y verduras

Receta de Ensaladilla de verduras

Receta de Ensaladilla de verduras

Autor:

Receta de ensaladilla de verduras, una versión rica de la tradicional ensaladilla acompañada de huevos escaldados. Receta de Ramón Roteta.

Ingredientes
  • - Para 2 personas:
  • lechugas variadas
  • 15 aceitunas sin hueso
  • 4 huevos
  • 2 yemas de huevo
  • 90 g de guisantes
  • 12 judías verdes
  • 100 g de calabacín
  • 2 zanahorias
  • zumo de 1/2 limón
  • agua
  • aceite de oliva
  • sal
  • perejil picado
Elaboración de la ensaladilla de verduras

Pela las zanahorias y córtalas en daditos. Retira los hilos a las judías verdes y trocéalas. Corta el calabacín en daditos y cuece las verduras en una cacerola con agua hirviendo y sal. Vierte un chorrito de aceite, coloca la tapa y deja cocer las verduras. Escúrrelas y déjalas enfriar. Reserva el caldo en la cacerola.

Para hacer la mayonesa, bate en un cuenco 2 yemas de huevo. Mientras bates añade muy poco a poco el aceite. Mezcla bien todo, sazona, vierte 4 gotitas de zumo de limón y mezcla bien. Reserva y deja enfriar.

Pon a hervir el caldo de las verduras e introduce dos moldes redondos. Rompe 2 huevos en cada molde (baja el fuego), sazona, coloca la tapa y deja que se escalden con el calor durante 10 minutos. Retira los moldes y reserva los huevos escaldados.

Para hacer el aliño, mezcla en un cuenco, un chorrito de aceite, perejil picado, sal y unas gotas de zumo de limón. Mezcla bien y reserva.

Limpia y quita los tallos a las hojas de lechuga. Pica la mitad de la lechuga y añade a la ensaladilla ( el resto reserva para decorar el plato). Agrega los guisantes a la ensaladilla y las aceitunas picaditas. Vierte la mayonesa y mezcla. Coloca un molde cuadrado en un plato y rellénalo de ensaladilla. Coloca encima dos huevos escaldados. Desmolda. Acompaña con el resto de las hojas de lechuga, condimenta con el aliño y sirve.

Consejo

Escaldar es una técnica culinaria relativa a la cocción (agua o líquido hirviendo) de los alimentos durante un periodo breve de tiempo (entre 10 y 30 segundos).Suele tener el objetivo de ablandar un alimento o hacer más fácil su posterior pelado. Es muy útil, por ejemplo, para pelar los tomates.