Ensaladas y verduras

Receta de Alcachofas rellenas de codorniz

Ingredientes de la receta de alcachofas rellenas de codorniz:
  • - Para 2 personas:
  • 6 alcachofas
  • 3 codornices
  • 1 patata
  • 1 cebolla
  • 1/2 limón
  • 2 lonchas de queso para gratinar
  • 2 cucharadas de leche
  • agua
  • aceite de oliva
  • sal
  • pimienta
  • perejil
Elaboración de la receta de alcachofas rellenas de codorniz:

Retira las hojas más duras de las alcachofas, quítales el rabo y corta las puntas. Embadúrnalas con limón (para que no se oxiden) y cuécelas en una cazuela con agua, sal y un poco de perejil. Exprime lo que reste del limón en la cazuela y añade la cáscara. Tapa y cocina a fuego medio durante 10-15 minutos. Saca las alcachofas de la cazuela y retira el interior con una cucharilla para rellenar con la guarnición.

Pon las codornices en una fuente de cristal y rocíalas con aceite. Salpimienta y ásalas en el horno a 200º C, durante 5 minutos. Deja templar. Retira los muslos y las pechugas y resérvalos. Corta la cebolla en juliana y saltéala en una sartén con un chorrito de aceite. Escurre y reserva en caliente.

Rellena las alcachofas con un poco de la cebolla frita (reserva lo que sobre); añade una pechuga de codorniz en cada alcachofa y colócalas en una fuente de cristal. Trocea las lonchas de queso y cubre las alcachofas con un trocito. Gratina en el horno a 220º C, durante 4 minutos.

Trocea la patata en rodajas y cuécelas en un cazo con agua y sal durante 3-4 minutos. Retira y pon las rodajas en un colador. Machaca con un cucharón hasta hacer un puré. Calienta el puré en un cazo, añade la leche y vierte un chorrito de aceite. Espolvorea con una pizca de pimienta y bate con la varilla hasta que no haya grumos.

Mancha el plato con unas rayas de puré de patata. Pon encima las alcachofas y a un lado los muslos de las codornices. Esparce la cebolla por el plato y sirve.

Consejo

La alcachofa es una hortaliza que lo mismo puede servirse cocida y aliñada con un poco de aceite crudo, que rebozada o frita, y además permite el acompañamiento de otras verduras -como en la conocida menestra-, de carnes -como en el popular calderete-, pescados e incluso mariscos, es el caso de la invención para un viernes de cuaresma de las alcachofas con almejas, que sustituían al propio jamón salteado.