Ensaladas y verduras

Receta de Ensalada de arroz con aguacate y palmito

Receta de Ensalada de arroz con aguacate y palmito

Autor:

Refrescante receta de ensalada con arroz basmati, canónigos, aguacate y palmitos acompañados de salsa rosa.

Ingredientes de la receta de Ensalada de arroz con aguacate y palmito:
  • Ingredientes (4-6p):
  • - 300 gr. de arroz basmati
  • - 2 aguacates
  • - 5 palmitos
  • - 16 manojitos de canónigos
  • - 50 gr. de guisantes
  • - 2 lonchas de jamón cocido (grueso)
  • - 2 cucharadas de maíz
  • - agua
  • - sal
  • Para la salsa rosa:
  • - 1 huevo
  • - 2 cucharadas de tomate frito
  • - zumo de 1/2 naranja
  • - 1 cucharada de brandy
  • - 1 cucharada de salsa picante
  • - vinagre
  • - aceite de oliva
  • - sal
Elaboración de la receta de Ensalada de arroz con aguacate y palmito:

Pon el arroz basmati en una cazuela con un chorrito de aceite y la misma cantidad de agua que de arroz. Sazona y cuece el arroz durante 10 minutos.

Cuece los guisantes en una cazuela con abundante agua y una pizca de sal durante 10 minutos.

Para hacer la mahonesa, introduce en un vaso batidor el huevo, una pizca de sal, un chorro de aceite y un chorrito de vinagre. Introduce el brazo de la batidora hasta el fondo y empieza a batir sin moverlo. Cuando empiece a emulsionar mueve el brazo arriba y abajo y bate hasta conseguir una salsa homogénea. Incorpora la salsa picante, el brandy, la salsa de tomate, el zumo de naranja y mezcla todo bien para obtener la salsa rosa.

Trocea los palmitos, pica el jamón cocido, abre y trocea el aguacate y reserva todo.

Introduce el arroz en un cuenco, incorpora los guisantes, el jamón cocido y el maíz. Vierte la salsa rosa al gusto (el resto ponla en una salsera) y mezcla. Coloca la ensalada de arroz dentro de un molde redondo. Presiona y desmolda. Acompaña con los palmitos, el aguacate y los canónigos. Sazona y sirve.

Consejo

La pulpa del aguacate se ennegrece con rapidez, para evitarlo se puede rociar con zumo de limón. Por otro lado, si al consumirlo sólo empleamos una mitad, la que sobra se puede conservar en óptimas condiciones para el día siguiente dejándole el hueso.