Ensaladas y verduras

Receta de Patatas rellenas de salchicha

Receta de Patatas rellenas de salchicha

Autor:

Fantástica receta de Karlos Arguiñano en la que elabora unas patatas rellenas de salchicha con queso gratinado.

Ingredientes de la receta de Patatas rellenas de salchicha
  • - Para 4 personas:
  • 4 patatas
  • 8 salchichas
  • 150 gr. de queso
  • 1 cebolla
  • 1 pimiento verde
  • 1/2 vaso de vino blanco
  • 1/2 vaso de leche
  • 1 yema de huevo
  • agua
  • aceite de oliva
  • sal
  • pimienta negra
  • perejil (para decorar)
Elaboración de la receta de Patatas rellenas de salchicha

Pon a cocer las patatas con piel en una cacerola con abundante agua hirviendo y sal durante 40 minutos a fuego muy suave para que no se rompan. Escurre, deja que se templen y ábrelas por la mitad. Vacía las patatas con una cuchara o sacabolas (con cuidado de no romperlas) y reserva por un lado la carne y por otro la piel para rellenar. Machaca la carne de las patatas con un tenedor, agrega la yema de huevo y salpimienta. Incorpora poco a poco la leche sin dejar de machacar hasta hacer un puré ligero. Resérvalo templado.

Pica la cebolla y ponla a pochar en una sartén con un chorrito de aceite. Sazona y reserva. Trocea las salchichas y dóralas a fuego vivo en otra sartén con un poco de aceite. Cuando empiecen a tomar color, desgrasa bien y agrega la cebolla pochada y el vino blanco. Deja que se cocine a fuego vivo hasta que se evapore el alcohol. Rellena las patatas con este salteado, cúbrelas con el queso rallado y gratina durante 2-3 minutos, hasta que se dore el queso.

Para el aceite de pimiento, pica el pimiento verde y ponlo en un vaso batidor. Añade un chorrito de aceite y tritura con la batidora eléctrica. Sazona, cuela y reserva.

Sirve un poco de puré de patata en el fondo de un plato, coloca encima dos medias patatas rellenas con salchicha y acompaña con unos hilos de aceite de pimiento. Decora el plato con una hojita de perejil.

Consejo

Si no quieres cocinar las salchichas en aceite, pínchalas en varias zonas con un tenedor, ponlas en una sartén y fríelas durante unos 8 minutos dándoles la vuelta para que no se peguen y se quemen. Ellas mismas irán expulsando un poco de grasa por los agujeros que has hecho y se cocinarán sin necesidad de añadir aceite.