Ensaladas y verduras

Receta de Pencas rellenas de bagna cauda

Receta de Pencas rellenas de bagna cauda

Autor:

Pencas rellanas de bagna cauda, la receta que cocina Karlos Arguiñano.

Ingredientes
  • - Para 4 personas:
  • 8 hojas de acelga hermosas
  • 2 patatas
  • 2 puerros
  • 8-10 filetes de anchoa en aceite
  • 8 dientes de ajo
  • harina y huevo batido (para rebozar)
  • agua
  • aceite de oliva
  • sal
  • perejil
Elaboración

Separa las pencas de acelga, retira los hilos y ponlas a cocer en una cacerola con agua hirviendo y sal. Escurre las pencas y resérvalas. Déjalas atemperar y córtalas en trozos hermosos.

Para hacer la bagna cauda, pela los dientes de ajo y confítalos a fuego suave en una sartén con aceite. Escurre el aceite y colócalos en el mortero. Añade las anchoas y maja hasta obtener una pasta. Reserva.

Para hacer la crema, limpia y pica los puerros. Pela y trocea las patatas. Pon todo a cocer en una cazuela con agua y sal. Retira el exceso de caldo y tritura con la batidora eléctrica. Añade un poco de perejil picado y reserva.

Unta la mitad de las pencas con la bagna cauda y tápalas con otro trozo. Pásalas por harina y huevo batido y fríelas en una sartén con aceite caliente. Retíralas a un plato con papel absorbente para eliminar el exceso de aceite. Sirve unos montoncitos de crema en cada plato y coloca encima de cada montoncito una penca rellena. Decora con una hojita de perejil.

Consejo

Un indicador de que las anchoas están frescas es su color azul plateado y brillante. Se trata de un pescado azul, rico en Omega-3, cuyo consumo está especialmente recomendado en niños, embarazadas y deportistas.

La acelga es un alimento recomendable para todos porque es una fuente rica en minerales, vitaminas y fibra, y apenas contiene calorías.

Esta receta es recomendable para quienes tengáis alto el colesterol y los triglicéridos en sangre, por 3 razones: por su contenido en ácidos grasos omega 3 de las anchoas; por el aceite de oliva utilizado en la fritura, rico en ácido oleico; y por la presencia de fibra en las verduras.

Además, al cocer todas las verduras sin aceite, podemos permitirnos el lujo de rebozar las pencas, siempre que luego eliminemos la mayor cantidad posible de aceite con un papel absorbente de cocina.

Consejos:

No eliminemos la grasa de la dieta.

Las grasas son indispensables para el buen funcionamiento del organismo, aunque hay que usarlas con moderación.

Hay que tener cuidado con la cantidad pero también con la calidad.

Por otro lado, evitaremos las grasas saturadas presentes en la bollería, en los precocinados, en ciertos embutidos y carnes¿, y daremos prioridad a las grasas presentes en el pescado azul y en el aceite de oliva.