Huevos

Receta de Huevos al nido

Receta de Huevos al nido

Autor:

Karlos Arguiñano nos prepara una deliciosa receta de huevos al nido con patatas, champiñones y mollejas de cordero.

Ingredientes
  • 4 huevos
  • 200 gr. de mollejas de cordero
  • 2 patatas grandes
  • 100 gr. de champiñones
  • 2 dientes de ajo
  • 1 vaso de vino de Oporto blanco
  • 1 vaso de txakoli
  • harina de maíz refinada
  • harina
  • agua
  • vinagre
  • aceite de oliva
  • sal
  • perejil
Elaboración

Pela las patatas, haz rodajas muy finas con ayuda de la mandolina y córtalas después con un cuchillo en palitos muy finos y largos (patatas paja). Pon las patatas dentro de un colador grande (utensilio para hacer los nidos de patata), presiona bien, cubre con el colador pequeño y ata los mangos. Introduce el colador en una cacerola con abundante aceite y fríe a medio fuego hasta que las patatas queden bien doradas. Retira los nidos de patata a un plato con papel de cocina absorbente.

Pon el vino de Oporto y el vino blanco en una cazuela y deja reducir durante 10-12 minutos. Liga la salsa con un poco de harina de maíz refinada diluida en agua fría y reserva.

Lava bien los champiñones, pica y saltéalos en un sartén con un chorrito de aceite. Sazona. Cuando empiecen a tomar color, retira, desgrasa y agrega al vino reducido. Espolvorea con un poco de perejil picado y reserva la salsa caliente.

Prepara una cacerola ancha con agua a punto de hervir, sazona, añade un chorrito de vinagre y casca los huevos. Deja que se escalfen a fuego suave durante 4-5 minutos. Reserva caliente.

Limpia las mollejas, trocea y sazónalas. Pásalas por harina y saltéalas en una sartén con un poco de aceite y los ajos laminados. Retira a un plato.

Pon un nido de patata en el centro de cada plato, cubre el fondo con las mollejas de cordero y coloca encima el huevo escalfado. Salsea y decora con una hojita de perejil.

Consejo

La patata es el 2º alimento más consumido en el mundo, después del arroz. Existen más de 200 variedades de patata, que se clasifican por su color de piel y de carne, por su tamaño y por su forma. Y, según la clase, son mejores para cocinarlas hervidas o fritas.