Legumbres

Receta de Garbanzos con jamón crujiente

Receta de Garbanzos con jamón crujiente

Autor:

Receta de garbanzos con jamón crujiente, un plato preparado con puré de garbanzos, borrajas salteadas y huevos cocidos. Receta de Ramón Roteta

Ingredientes
  • 150 g de garbanzos
  • 200 g de borraja
  • 8 lonchas de jamón serrano
  • 1 tomate
  • 1 cebolla y media
  • 2 dientes de ajo
  • 1 huevo
  • agua
  • aceite de oliva
  • sal
  • pimienta
  • orégano
Elaboración de la receta de garbanzos con jamón crujiente

Pon los garbanzos a remojo durante 12 horas. Retira el agua y ponlos a cocer en la olla rápida con agua, un poco de sal y pimienta. Corta media cebolla en aros, pica un diente de ajo finito y póchalos en una sartén con un chorrito de aceite. Añade el sofrito a la olla rápida. Tapa la olla y cocina durante 12-14 minutos a partir de que empiece a salir el vapor. Cuela los garbanzos (reserva el caldo) y haz un puré.

Coloca las lonchas de jamón en una bandeja apta para el horno cubierta con papel de horno. Cúbrelas con otro papel de horno y pon encima otra bandeja de horno. Hornea a 185ºC (precalentado), durante 8-10 minutos (hasta que queden crujientes).

Para limpiar las borrajas, retira las hojas y frota los tallos con un estropajo nuevo. Córtalos en dados y cuécelos en una cazuela con el caldo reservado de los garbanzos. Sazona y cocina durante 10-12 minutos. Cuela y reserva. Cuece el huevo en un cazo con agua y un poco de sal durante 10 minutos. Retira, quita la cáscara al huevo y trocéalo en daditos. Reserva.

Pica la cebolla en juliana y el otro diente de ajo y póchalos en una sartén con un chorrito de aceite. Deja rehogar. Pela el tomate, pártelo por la mitad, retira las pepitas, trocéalo en daditos y añádelo a la sartén. Agrega un poco de orégano y una pizca de sal. Cocina e incorpora el huevo troceado. Mezcla y añade la borraja cocida. Saltea.

Coloca en la base de dos moldes el sofrito de tomate, incorpora por encima el puré de garbanzos bien estirado, desmolda y clava en el puré las lonchas de jamón crujientes. Sirve.

Consejo

A la hora de poner las legumbres en remojo, puede ser útil el agua mineral embotellada en lugar de agua de grifo si se trata de aguas duras, es decir, muy ricas en sales. En esos casos, el agua mineral es más baja en calcio que el agua de consumo. El hecho de tener las legumbres remojadas en un agua con menor concentración de calcio favorece su reblandecimiento. De esta manera el tiempo de cocción se reduce de una manera considerable y se evita que ciertas legumbres no queden totalmente cocidas y resulten indigestas.