Legumbres

Receta de Garbanzos con cordero al curry

Receta de Garbanzos con cordero al curry

Autor:

Karlos Arguiñano elabora un guiso de garbanzos con cordero y le da un toque exótico añadiendo curry.

Ingredientes
  • - Para 4-6 personas:
  • 300 gr. de garbanzos
  • 1 pierna o paletilla de cordero
  • 100 gr. de arroz basmati
  • 1 cebolla
  • 2 zanahorias
  • 2 pimientos verdes
  • 2 dientes de ajo
  • agua
  • aceite de oliva
  • sal
  • pimienta negra
  • 1 cucharada de curry
  • tomillo
Elaboración

Pon los garbanzos a remojo de víspera. Escurre bien y ponlos a cocer en una olla rápida con agua hirviendo, sal y unos 8-10 granos de pimienta negra. Cierra la olla y cocina al 2 durante 10-15 minutos (dependiendo del tamaño) a partir de que empiece a salir el vapor.

Corta la cebolla, las zanahorias y los pimientos verdes en dados hermosos y ponlos a saltear en una tartera con un chorrito de aceite. Sazona y cocina a fuego suave hasta que las verduras queden al dente. Retira a un plato y reserva.

Retira la grasa al cordero y deshuesa. Corta la carne en dados, salpimienta y fríelos en la tartera (donde se han cocinado las verduras) con un chorrito de aceite. Cuando el cordero esté bien dorado, agrega la verdura, el curry y los garbanzos cocidos. Mezcla bien y moja con un poco del caldo de la cocción (2-3 cucharones aproximadamente). Cocina a fuego suave durante 5-8 minutos.

Machaca los dientes de ajo y dóralos (sin pelar) en una olla pequeña con un chorrito de aceite y una ramita de tomillo. Cuando tomen color, agrega el arroz, cubre con la misma cantidad de agua y sazona. Tapa y cocina a fuego medio durante 8-10 minutos. (Puedes reservar los ajos para colocarlos en el emplatado).

Para presentar, reparte el arroz en cuatro o seis cuencos y desmolda en el centro del plato donde vayas a servir (puedes colocar encima los ajos reservados). Agrega alrededor los garbanzos con cordero y decora con una ramita de tomillo.

Consejo

Los garbanzos, una vez cocidos, se pueden conservar en la nevera en su propio guiso durante 4 o 5 días. Si se congelan con el caldo de la cocción, se pueden mantener varios meses; para descongelarlos, introdúcelos en la nevera.