Pastas y pizzas

Receta de Pasta rellena con mejillones

Receta de Pasta rellena con mejillones

Autor:

Receta de pasta rellena con mejillones, Karlos Arguiñano nos enseña todas las etapas para realizar un buen relleno para la pasta en forma de codillo que acaba gratinando. 

Ingredientes
  • codillos de pasta grandes
  • 1 K de mejillones
  • 2 cebolletas
  • 1 pimiento verde
  • 4 dientes de ajo
  • 3 cucharadas de harina
  • 1 vaso de vino blanco
  • agua
  • aceite virgen extra
  • sal
  • pimentn picante
  • perejil picado
Elaboración de la receta de pasta rellena con mejillones

Limpia los mejillones y ponlos en una cacerola con el vaso de vino. Tapa y deja que se cocinen a fuego moderado hasta que se abran. Reserva el caldo, retira la carne de los mejillones y pica.

Pon a cocer la pasta en abundante agua hirviendo con sal y unas gotas de aceite, deja la pasta al dente para que no se rompa al manipularla. Una vez cocida, refresca y reserva.

Pica dos dientes de ajo, una cebolleta y el pimiento, ponlos a dorar en una sartén con un poco de aceite. Una vez cocinada la verdura, añade la harina y rehoga bien. Incorpora la leche a poquitos y sin dejar de remover. Sazona y cocina la salsa hasta que este bien espesa. Agrega los mejillones picados, media cucharada de pimentón y perejil picado. Mezcla bien y deja que repose.

Cuando el relleno esté templado, introdúcelo en una manga pastelera (puedes utilizar también una cucharilla) y rellena los codillos.

En una sartén con unas gotas de aceite dora dos dientes de ajo y la cebolleta. Añade un poco de harina, rehoga y moja con el caldo de la cocción de los mejillones (añade agua o vino blanco si la salsa necesita líquido). Agrega una buena cantidad de perejil picado, tritura y pasa por un colador.

Coloca en una fuente de horno los codillos rellenos, cúbrelos con la salsa y gratínalos durante 3-4 minutos. Sirve la pasta y decora con una ramita de perejil.

Consejo

Puedes congelar la pasta rellena cruda. Colócala en una placa enharinada y distribúyela de manera que quede un espacio entre una y otra. Cúbrela con una bolsa plástica y congélala. Mantenla en el congelador hasta el momento de utilizarla.