Pastas y pizzas

Receta de Lasaña a la boloñesa

Receta de Lasaña a la boloñesa

Autor:

Típica y tradicional receta de lasaña a la boloñesa inspirada de la cocina italiana. Un plato sencillo de hacer y ¡apreciado por toda la famillia! Receta de Ramón Roteta

Ingredientes de la receta de lasaña a la boloñesa
  • - Para 2 personas:
  • 6 placas de lasaña
  • 200 g de carne picada de ternera
  • 200 g de carne picada de cerdo
  • 4 lonchas de queso
  • 1/2 cebolla picada
  • 2 dientes de ajo
  • 120 g de salsa de tomate
  • 2 cucharadas de harina
  • 2 nueces de mantequilla
  • 1/4 l de leche
  • agua
  • aceite de oliva
  • sal
  • pimienta
  • nuez moscada
  • hojas de albahaca
Elaboración de la receta de lasaña a la boloñesa

Introduce las placas de lasaña en una cazuela con agua, sal y un chorrito de aceite. Tapa y deja que se cuezan. Retíralas, escúrrelas en un trapito y reserva.

Para hacer la bechamel, introduce la cebolla picada y la mantequilla y rehoga. Pica el diente de ajo, añádelo y antes de que dore, agrega la harina. Vierte la leche, un poco de ralladura de nuez moscada y salpimienta. Deja cocer durante 3-4 minutos y remueve con la varilla. Después, tritura con la batidora eléctrica y reserva templada.

Pica el otro diente de ajo y agrégalo a una cazuela grande con un chorrito de aceite. Introduce la carne de ternera y la de cerdo y rehoga. Añade la salsa de tomate, pica las hojas de albahaca y agrégalas. Prueba punto de condimentación, echa un poco de pimienta y guisa durante 3 minutos.

Coloca una lámina de pasta cocida en la base de un molde cuadrado. Pon encima la carne picada y añade la bechamel. Cubre con otra lámina de pasta, sigue con la carne picada y vuelve a poner otra capa de bechamel. Tapa con una lámina de pasta, agrega la bechamel y termina con dos lonchas de queso. Repite la operación en otro molde e introdúcelos en el horno y gratina durante 3-4 minutos. Retíralos del horno, desmolda y sirve.

Consejo

Si se prepara lasaña para congelar hay que tener en cuenta que debemos utilizar recipientes aptos para la congelación y que luego puedan directamente introducirse en el horno. Así se evitarán manipulaciones innecesarias y se evitará que la lasaña se desmorone.