Pastas y pizzas

Receta de Raviolis de patata rellenos de ricotta

Receta de Raviolis de patata rellenos de ricotta

Autor:

Receta de raviolis de patata rellenos de ricotta, un plato sabroso inspirado de la cocina italiana, como si fueran ñoquis rellenos de ricotta. Receta de Enrique Fleischmann.

Ingredientes
  • - Para 2 personas:
  • 2 patatas
  • 3 pimientos del piquillo
  • 2 tomates deshidratados
  • 100 g de queso ricota
  • hierbas variadas (cebollino, perejil, romero)
  • 1 cucharadita de sésamo tostado
  • agua
  • aceite de oliva
  • sal
  • pimienta
  • perifollo y flores comestibles para decorar
Elaboración de la receta de raviolis de patata rellenos de ricotta

Pon a cocer las patatas con piel en una cazuela con abundante agua y sal. Cocina durante 20 minutos. Escurre y pela. Pasa las patatas por el pasapurés y vierte sobre el puré un chorrito de aceite. Amasa para que se diluya bien.

Coloca el queso en un bol y mézclalo con una pizca de las hierbas bien picadas (cebollino, perejil, romero). Añade un poco de sésamo tostado, un tomate deshidratado picado y una pizca de pimienta. Mezcla.

Estira la masa de patata en una superficie untada con aceite (para trabajar la patata y que no se pegue). Haz bolas con la mano y aplasta en la superficie hasta que quede como una torta pegada. Pon encima el queso de hierbas y con una espátula, despega de un lado y pega en el otro extremo hasta hacer un ravioli. Repite la operación hasta terminar la masa. Introduce los raviolis en el grill a 50ºC para que se templen. Retira y espolvorea una pizca de sésamo por encima.

Para la guarnición, trocea los pimientos y el otro tomate deshidratado en juliana. Ponlos a saltear en una sartén con un chorrito de aceite.

Coloca la guarnición de pimientos y tomate en el plato y sirve los raviolis de patata rellenos de ricota encima. Baña el plato con un chorrito de aceite y decora con perifollo y flores comestibles.

Consejo

La ricotta es un derivado lácteo similar al queso fresco en su aspecto, su sabor es suave, granuloso y espeso, algo seco y a veces con un puntito agrio, su color es blanco. Se utiliza preparada y aderezada como rellenos de pastas; en repostería para hacer tartas, pasteles o tortas; en el desayuno para untar las tostadas con unos gotas de miel. En Argentina, Uruguay y Venezuela delata la influencia italiana en gastronomía criolla.