Pescados y mariscos

Receta de Hojaldre de acelgas y gambas con salsa de marisco y anís

Receta de Hojaldre de acelgas y gambas con salsa de marisco y anís

Autor:

Bruno Oteiza prepara una receta de hojaldre relleno de acelgas y gambas salteadas con una salsa de mariscos con aroma de anís.

Ingredientes
  • 2 hojas de acelga
  • 25 gambas
  • 1 lámina de hojaldre
  • 1 huevo
  • 2 tomates en conserva
  • 1 zanahoria
  • 1 cebolleta
  • 1/2 puerro
  • 1 diente de ajo
  • 1/4 bulbo hinojo
  • 25 gr. de arroz
  • 1 bouquet garni ( hoja puerro, rama tomillo, laurel, romero y perejil)
  • 1/2 copa de brandy
  • 1/2 copa de vino blanco
  • semillas de anís
  • agua
  • vinagre
  • aceite de oliva
  • hojas de eneldo
  • pimienta
  • sal
Elaboración

Limpia, pica las verduras ( cebolleta, zanahoria, puerro, ajo e hinojo) y ponlas a pochar. Añade los tomates y vierte el brandy y el vino. Deja que reduzca brevemente y agrega las cabezas y las cáscaras de las gambas. Añade el arroz y el bouquet, rehoga y moja con agua. Deja cocinar durante unos 20 minutos. Retira el bouquet, tritura y cuela; pon a punto de sal y mantenlo caliente.

Limpia las acelgas, separa la hoja (parte verde) de la penca. Escalda las hojas en una cazuela con agua hirviendo durante 1 minuto y medio, después retíralas a un recipiente con agua bien fría. Cuece las pencas troceadas en el mismo agua hirviendo durante 15 minutos.

Pica las pencas y las gambas, y saltéalas en una sartén con un poco de aceite y sazona. Extiende las hojas de acelga y rellénalas con la mezcla anterior.

Corta 4 rectángulos de hojaldre, colócalos sobre una placa de horno untada con aceite y hornea a 180º C durante 7 minutos. Corta la parte superior y rellénalo con el paquetito de acelga. Sin volver a tapar, caliente en el horno el hojaldre con el paquete.

Sirve los hojaldres rellenos acompañados de la salsa, espolvorea unas semillas de anís y adorna con unas hojas de eneldo.

Consejo

Podemos distinguir dos partes en las acelgas: la parte verde, la hoja fina; y la parte blanca, las pencas más duras. A la hora de cocerlas, lo mejor es separar ambas partes, ya que requieren distintos tipos de cocción.