Pescados y mariscos

Receta de Pescadilla rellena con salsa roja

Ingredientes
  • - Para 4 personas:
  • 4 pescadillas (de ración)
  • 20 mejillones
  • 1 cebolleta
  • 2 dientes de ajo
  • 1 vaso de vino blanco
  • 1 vaso de salsa de tomate
  • harina
  • agua
  • aceite virgen extra
  • sal
  • perejil
Elaboración de la receta de pescadilla rellena con salsa roja

Limpia las pescadillas, retírales los 8 filetes y resérvalos. Utiliza las cabezas, las espinas y las colas para hacer un caldo. Ponlas a cocer en una cazuela con agua hirviendo y sal durante 10 minutos. Cuela el caldo y resérvalo en un cuenco. Limpia los mejillones y cuécelos en una cazuela con un vaso de agua y el vino blanco hasta que se abran. Retira la carne y resérvala. Cuela el caldo y resérvalo en un cuenco.

Para hacer la salsa velouté, pela y pica un diente de ajo y una cebolla y dora las verduras en una sartén con un chorrito de aceite. Añade una cucharada de harina, rehoga y vierte el caldo de los mejillones (hasta que quede una salsa no muy ligera). Mezcla bien y deja cocinar 2 minutos. Reserva la salsa.

Unta con aceite una bandeja apta para el horno y coloca 4 filetes de pescadilla sazonados. Vierte la mitad de la salsa velouté y coloca encima los mejillones. Agrega el resto de salsa velouté por encima de los mejillones y cubre con los otros 4 filetes de pescadilla sazonados. Rocía las pescadillas rellenas con aceite y hornea a 180º C durante 8-10 minutos. Reserva.

Para hacer la salsa roja, dora el otro diente de ajo picado en una sartén, añade una cucharada de harina y rehoga. Añade el caldo de pescado poco a poco (que no quede muy líquido). Vierte la salsa de tomate, sazona y mezcla bien. Sirve la salsa roja en el fondo del plato y coloca encima la pescadilla rellena. Adorna con una ramita de perejil.

Consejo

Para que los mejillones frescos te duren en el frigorífico al menos una semana sin que se alteren, colócalos primero en un recipiente (nunca en una bolsa de plástico), después añade sal, revuélvelos bien para que se quede la sal pegada a los mejillones. De esta manera se simula el ambiente que tendría en el mar y no mueren.