Pescados y mariscos

Receta de Ensalada caliente de bonito

Receta de Ensalada caliente de bonito

Autor:

Receta de ensalada caliente de bonito del cocinero Ramón Roteta, una deliciosa combinación de bonito, patata, tomate, pimiento rojo y cebolla.

Ingredientes de la receta Ensalada caliente de bonito
  • 1 lomo de bonito de 300 g
  • 1 patata
  • 1 lechuga
  • 1 tomate
  • 1 pimiento rojo
  • 1 cebolla
  • 2 dientes de ajo
  • 1/2 limón
  • azúcar
  • agua
  • aceite de oliva
  • sal
  • pimienta blanca
  • perejil picado
Elaboración de la receta de ensalada caliente de bonito

Pela la patata y retira las esquinas hasta conseguir una forma rectangular. Córtala en 4 láminas y cuécelas en agua con sal a fuego suave. Reserva.

Corta la cebolla en juliana y pica un diente de ajo y ponlos a pochar en una sartén con aceite. Sazona. Corta el pimiento en rodajas y saltéalas en una sartén con aceite. Agrega un poco de sal y azúcar y reserva.

Pela el tomate, retira las pepitas y corta en 6 rodajas finas. Ponlas sobre un trapo para eliminar la humedad. Fríe en una sartén y reserva. Limpia las hojas de la lechuga y reserva.

Corta el lomo de bonito a lo largo en seis láminas y fríelas vuelta y vuelta en una sartén con aceite y un diente de ajo.

Coloca un lomo de bonito en un plato llano, encima la cebolla pochada, sobre ésta pon otro lomo de bonito y encima el pimiento. Cubre con otro lomo de bonito y agrega dos láminas de patata y sobre éstas, 3 rodajas de tomate frito (una encima de otra) y al lado una hoja de lechuga. Dale sabor al plato con una rayita de aliño (aceite, gotas de limón, pimienta, sal y perejil picado).

Consejo

El bonito ofrece más posibilidades a la hora de prepararlo y conservarlo que otros muchos pescados, dada la consistencia de su carne. Es habitual que junto al bonito fresco se encuentren en el mercado conservas de bonito (al natural, en escabeche o en aceite), bonito congelado o mojama de bonito. Este pescado es considerado como uno de los más apreciados y de mayor valor gastronómico. Presenta la ventaja de que cualquiera de sus partes puede aprovecharse para elaborar muy diversos platos en los que siempre se obtiene un sabor exquisito.