Pescados y mariscos

Receta de Montaditos de salmón

Receta de Montaditos de salmón

Autor:

Montaditos de salmón con rodajas de calabacín tomate y salteado de setas, una receta de pescado del cocinero Ramón Roteta del programa Cocina para dos.

Ingredientes de los montaditos de salmón
  • - Para 2 personas:
  • 1 cola de salmón de 600 g
  • 50 g de huevas de salmón
  • 5 setas
  • 1 calabacín
  • 2 tomates
  • 1 cebolla
  • 1 yema de huevo
  • 150 ml de nata líquida
  • 1 copa de vino blanco
  • aceite de oliva
  • sal
  • pimienta
  • orégano
  • hierbas secas
Elaboración de los montaditos de salmón

Para hacer el caldo, retira las espinas y la piel a la cola del salmón y ponlas en una cazuela con agua hirviendo y sal. Saca los lomos a la cola del salmón y colócalos en una fuente untada con aceite, un poco de orégano, sal y pimienta. Báñalos vuelta y vuelta en la fuente y deja marinar durante 15 minutos.

Pela los tomates, trocéalos en rodajas, sazona y ponlos a freír en una sartén con un chorrito de aceite. Retira y escurre. Corta las setas en juliana, salpimienta y fríelas en una sartén con un chorrito de aceite. Cocina hasta que se ablanden y escurre. Corta el calabacín en rodajas, sazona y ponlas a freír en una sartén con un chorrito de aceite durante 2-3 minutos. Retira y escurre.

Coloca dos moldes cuadrados en una fuente apta para el horno. Pon en la base, un lomo de salmón marinado, encima las rodajas de calabacín y cubre con otro lomo de salmón. Continúa el montadito con las rodajas de tomate, otro lomo de salmón y el salteado de las setas. Termina con otro lomo de salmón y asa a 190ºC, durante 13-15 minutos. Retira y desmolda.

Para hacer la salsa, pica la cebolla finamente y ponla a pochar en una sartén con un chorrito de aceite. Cuando se ablande, añade el vino blanco y la nata líquida y salpimienta. Cocina durante 3-4 minutos.

Sirve los montaditos de salmón con las huevas de salmón por encima y salsea el plato con la salsa y añade hierbas secas.

Consejo

El salmón es un pescado muy perecedero, debido a que es graso, por lo que debe consumirse en uno o dos días y conservar siempre en el frigorífico.