Pescados y mariscos

Receta de Bacalao fresco en costra de sésamo

Receta de Bacalao fresco en costra de sésamo

Autor:

Bacalao fresco en costra de sésamo, una receta de pescado fresco elaborada por el cocinero Enrique Fleischmann.

Ingredientes
  • - Para 2 personas:
  • 2 lomos de bacalao de 150 g cada uno
  • 3 mazorcas de maíz pequeñas
  • 3 ajos frescos
  • 1/2 cebolleta
  • 1 diente de ajo
  • 50 g de germen de col lombarda
  • 50 g de germen de brócoli
  • 1/2 aguacate
  • 1 limón
  • 1 naranja
  • 2 cucharadas de sésamo garrapiñado
  • 2 cucharadas de sésamo con wasabi
  • 2 cucharadas de sésamo con ciruela
  • 20 g de miel
  • 30 ml de salsa de soja
  • agua
  • aceite de oliva
  • sal
  • pimienta
  • flores de cebollino para decorar
Elaboración de la receta Bacalao fresco en costra de sésamo

Para hacer la reducción de soja, vierte la salsa de soja en un cazo, la misma cantidad de agua y la miel. Exprime la naranja y el limón y añade sus zumos al cazo. Deja reducir durante 15 minutos.

Retira la pulpa al aguacate y ponla en un bol. Salpimienta y vierte un chorrito de aceite. Mezcla bien y machaca hasta hacer un puré. Reserva.

Pica el diente de ajo y los ajos frescos, trocea las mazorcas de maíz y la cebolleta con la parte verde y saltea todas las verduras en una sartén con un chorrito de aceite. Añade los germinados de col lombarda y brócoli y cocina durante unos segundos más. Reserva.

Sazona los lomos de bacalao, espolvorea con una pizca de pimienta y fríelos en una sartén con un chorrito de aceite.

Unta la base de los platos con unas gotas de aceite y esparce por encima las variedades de sésamo mezcladas (sésamo garrapiñado, sésamo con wasabi, sésamo con ciruela). Agrega el puré de aguacate y el salteado de verduras y coloca encima el bacalao frito. Salsea con la reducción de soja y decora con flores de cebollino. Sirve.

Consejo

Las semillas de sésamo poseen una cantidad elevada de proteínas, además de ser ricas en metionina, un aminoácido esencial. Las grasas que contiene son "grasas buenas", es decir, insaturadas. ?stas, junto a la también presente lecitina, convierten a las semillas en un alimento que contribuye a reducir los niveles de colesterol sanguíneo.