Pescados y mariscos

Receta de Pescadilla con calamar en tinta

Receta de Pescadilla con calamar en tinta

Autor:

Receta proveniente del mar la que nos ofrece en esta ocasión Karlos Arguiñano: Pescadilla con calamar en tinta.

Ingredientes
  • - Para 4-6 personas:
  • 1 pescadilla
  • 1 calamar grande
  • 2 cebollas
  • 5 dientes de ajo
  • 1/2 vaso de tomate natural ó 5 tomates pera
  • 1/2 vaso de vino blanco
  • harina y huevo batido (para rebozar)
  • aceite de oliva
  • sal
  • perejil (para decorar)
Elaboración

Limpia el calamar, reserva la tinta y corta el tubo en aros. Reserva.

Introduce la tinta junto con el tomate en un vaso batidor. Añade un poco de sal gorda y el vino blanco. Tritura con la batidora eléctrica.

Pela y pica la cebolla y los ajos, sazona y deja pochar en una olla rápida. Una vez pochados, agrega una cucharada de harina, cocina bien y añade la mezcla de tinta de calamar. Deja cocinar 5-6 minutos y tritura con la batidora eléctrica. Incorpora los aros de calamar, cierra la olla y deja cocinar durante 4-5 minutos a partir de que suba la válvula de seguridad.

Limpia la pescadilla y saca los lomos. Sazona. Pon a dorar 2 dientes de ajo en una sartén con abundante aceite. Enharina los lomos de pescado, pásalos por el huevo batido y fríelos con los ajos. Retíralos a un plato con papel absorbente para eliminar el exceso de grasa.

Sirve un lomo de pescadilla por ración. Acompaña con los calamares en su tinta y decora con una ramita de perejil.

Consejo

Para evitar el anisakis del pescado fresco conviene congelarlo durante un periodo mínimo de 24 horas, a -20ºC aproximadamente.

Este plato está especialmente recomendado para las personas mayores.

Es predominantemente proteico. Y se trata de proteínas de alto valor nutricional, fáciles de masticar y de digerir.

Hay que consumir pescado 2-3 veces a la semana, alternando el blanco, como el de hoy, con el azul. Así, reduciremos el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares.

Algunos estudios demuestran que comer pescado 2-3 veces por semana aumenta la esperanza de vida. Esto no significa que debamos comerlo en grandes raciones.

Con una ración de 100 g para el pescado azul y 200 g para el pescado blanco nuestras necesidades proteicas están cubiertas.

La pescadilla es un pescado magro, sin apenas grasa. Y la asimilación del hierro que tiene se verá favorecida por la presencia de cobre, tanto en la misma pescadilla como en los calamares.

Con este plato una persona mayor tendrá sus necesidades de hierro cubiertas, evitando la anemia, frecuente en la tercera edad.

Para que el menú sea completo y equilibrado podemos tomar como primer plato una sopa de verduras con tapioca o pasta, y de postre una compota de manzana con orejones y ciruelas con un yogur.

Consejo:

Es interesante saber que el pescado congelado tiene el mismo valor nutricional que el fresco.

El menú de hoy lo podemos tomar con gaseosa: una bebida refrescante que, al no contener azúcar, es recomendable para diabéticos y  para personas que sigan una dieta hipocalórica para reducir peso.