Postres

Receta de Panqueque y compota

Ingredientes
  • - Para los panqueques (10-15 unid.):
  • 200 g de harina de avena
  • 1 cucharada de mantequilla
  • 1 cucharilla de levadura en polvo
  • sal
  • 1 vaso de agua
  • harina para amasar
  • - Para acompañar:
  • 1 cucharada de crema de algarroba
  • 1 cucharada de tahini
  • - Para la compota (2 p.):
  • 3 manzanas reineta
  • 1 cucharada de azúcar moscabado
  • 1 rama de canela
  • 1 1/2 vaso de agua
  • 1 cucharadita de kuzu diluida en agua
  • menta para decorar
Elaboración

Mezcla en un bol la harina, la mantequilla a punto de pomada, la levadura y una pizca de sal. Calienta el agua en el microondas e incorpórala poco a poco al bol sin dejar de remover con una cuchara de madera (es una pasta blanda que no se puede amasar con la mano). Tapa con papel transparente y deja reposar durante 10-15 minutos. Retira el papel y corta la masa en 15 trozos para hacer los panqueques.

Enharina una superficie lisa y vete estirando los trozos de masa embadurnándolos bien con la harina por los dos lados. Dales forma de tortitas y tuéstalas en una sartén durante dos minutos por cada lado. Coloca los panqueques en una bandeja de horno y hornea (con el horno previamente caliente) a 180º C, durante 3-4 minutos, hasta que estén secos y crujientes. Reserva.

Para la compota, pela las manzanas, descorazona, córtalas en medias lunas y ponlas a cocer en una cazuela con el agua. Espolvorea con el azúcar moscabado y agrega la rama de canela. Tapa y cocina a fuego fuerte. Cuando empiece a hervir, baja el fuego y cuece durante 10-15 minutos. Retira la compota y deja en el cazo el juguito que quede. Añade el kuzu diluido en agua. Mezcla bien y retira del fuego.

Sirve la compota con la rama de canela, vierte el jugo y decora con menta. Coloca los panqueques a tu gusto en el plato. Acompaña con el tahini y la crema algarroba.

Consejo

El panqueque es un pan plano de origen ruso; se suele confundir con el crêpe o crepa. En su natal Rusia existen desde los tiempos previos al Cristianismo y eran un símbolo del culto al Sol. Actualmente son comidos a cualquier hora del día, tanto dulces como salados y rellenos de carnes.