Postres

Casita de galleta de jengibre

Casita de galleta de jengibre

Autor:

Las casitas de galleta de jengibre o Gingerbread house es un dulce típico navideño de los países del norte de Europa y que se ha ido extendiendo por diversos países del mundo. 

Las casitas de galleta de jengibre tienen su origen en el cuento Hansel y Gretel. Cuenta la historia que Hansel y Gretel se encontraron una casita hecha de pan de jengibre, pastel y dulces. Como llevaban días perdidos por el bosque comenzaron a comerse las paredes, las ventanas… pero lo que no sabían era que la casita de jengibre era una trampa de la malavada bruja que quería comérselos. 

Las casitas de galleta de jengibre o Gingerbread house se suelen elaborar en Navidad con ayuda de los niños y niñas de la casa, ya que resulta una tarea sencilla y requiere la imaginación de los más pequeños a la hora de decorar las casitas. La elaboración se realiza con la receta de galletas de jengibre y las piezas se unen entre sí con merengue. Después, la decoración varía al gusto de cada uno: chocolates, golosinas, regalices, caramelos, fondants…

Receta para la casita de galleta de jengibre

Ingredientes

  • 260 gr de harina
  • 150 gr de mantequilla
  • 100 gr de azúcar moreno
  • 5 gramos de bicarbonato
  • 1 cucharadita de canela en polvo
  • 1 cucharadita de jengibre en polvo
  • 1 huevo
  • Sal
Elaboración de la casita de galleta de jengibre

En un bol mezcla la harina tamizada, el azúcar moreno, el bicarbonato, la canela, el jengibre y una pizca de sal. Bate el huevo y añádelo a la mezcla. Después, agrega la mantequilla a punto de pomada y mezcla hasta tener una masa homógenea.

Extiende un poco de harina en una superficie lisa y coloca la masa encima. Estírala con un rodillo hasta tener medio centímetro de espesor. Colócalos sobre una bandeja forrada con papel de horno y deja reposar en la nevera la masa durante una hora. 

Corta las piezas que necesitas para tu casita de jengibre e introduce en el horno precalentado a 180ºC durante 15-20 minutos, hasta que estén doradas. Retíralas del horno y deja enfriar.

Para unir las piezas necesitas realizar un merengue, que servirá de “pegamento”. El merengue se realiza montando las claras de huevo con azúcar blanco. Coloca 3 claras de huevo en un bol (bien seco y sin grasa) las claras sin nada de yema y bátelas hasta que estén totalmente levantadas. Vete añadiendo luego, poco a poco, 225g azúcar hasta agregar todo. Sigue batiendo otros 5 minutos y ya está listo. 

Introduce el merengue en una manga pastelera y vete repartiéndolo por los bordes de todas las piezas y vete uniéndolas entre sí. Decora la casita de jengibre como más os guste. En la galería os dejamos unas cuantas ideas.