Postres

Receta de Sorbete de sandía

Receta de Sorbete de sandía

Autor:

Receta de Eva Arguiñano de sorbete de sandía, un postre frío muy fácil de preparar, ideal para los días de calor.

Ingredientes (4 personas):
  • 700 g de sandía
  • 250 g de helado de fresa
  • aceite de oliva virgen extra
  • azúcar
  • sal
  • hojas de menta
Elaboración de la receta de Sorbete de sandía:

Pela la sandía, quítale las pepitas, trocéala y colócala en una jarra y tritura.

Aderézala con una cucharada de aceite, una pizca de sal y otra de azúcar. Tritura hasta que quede una crema homogénea.

Agrega el helado de fresa y vuelve a triturar. Pasa la mezcla a un recipiente ancho, introdúcelo en el congelador y deja que se solidifique.

Sirve el sorbete de sandía. Pica la menta finamente y espolvorea los sorbetes de sandía.

Consejo:

Para que el sorbete no quede congelado en una única placa de hielo, es recomendable removerlo de vez en cuando (aproximadamente cada hora) hasta que se congele.

Información nutricional de la receta:

Este postre nos aporta sustancias que nos protegen del cáncer y mejoran nuestras digestiones.

Es una forma diferente de introducir fruta en nuestra dieta y así respetar las recomendaciones de 3 frutas al día para que nuestro organismo funcione correctamente y estemos sanos.

Este postre nos aporta proteínas de calidad, vitaminas y minerales como el calcio, no presentes en la ensalada.

Las calorías que aporta el helado dependerán sobre todo de la cantidad de grasa que tenga, de manera que no nos dejemos engañar pensando que los helados que no tienen azúcar no engordan. Sin embargo, en este postre, reducimos las calorías del helado al mezclarlo con el sorberte de sandía, siendo un buen truco para endulzar las comidas con pocas calorías.

Pirámide alimentaria: La sandía, el aceite de oliva y la menta los colocaremos en la base de la pirámide. Sin embargo, el helado industrial, por la naturaleza de sus grasas, será un alimento de consumo ocasional, colocándolo en la punta de la pirámide.

15 recetas de postres fríos