Recetas de pan

Receta de Pan dulce de calabaza y avena

Receta de Pan dulce de calabaza y avena

Autor:

Pan dulce de calabaza y avena, una receta elaborada por el cocinero Karlos Arguiñano, ideal para acompañar con mermelada.

Ingredientes (6 personas) para la receta Pan dulce de calabaza y avena:
  • 200 gr. de harina
  • 200 gr. de calabaza
  • 100 gr. de copos de avena
  • 100 gr. de azúcar
  • 100 gr. de nueces picadas
  • 1 cucharada de levadura en polvo
  • 2 huevos enteros
  • 2 claras
  • 8 cucharadas de aceite virgen extra
  • 1 naranja
  • 1 pizca de canela en polvo
  • 8 clavos
  • agua
  • mantequilla y harina para untar el molde
  • Para acompañar:
  • mermelada de arándanos
  • mermelada de albaricoque
  • nata
  • hojas de menta
  • agua
Elaboración de la receta de Pan dulce de calabaza y avena:

Engrasa un bol con un poco de mantequilla y espolvoréalo con un poco de harina. Limpia bien la naranja y ralla la parte superficial de la naranja y resérvala. Pela la calabaza, retírale las pepitas, trocéala y ponla a cocer en una cazuela con un poco de agua. Cuando esté cocida, escúrrela y aplástala con un tenedor.

Pon la harina en un bol, agrega las nueces, los copos de avena, el azúcar, la cucharada de levadura, una pizca de canela, los clavos aplastados y la ralladura de naranja. Mezcla bien y agrega los huevos, las claras, el puré de calabaza, el zumo de la naranja y las 8 cucharadas de aceite.

Amasa a mano hasta que quede todo perfectamente unido.

Vierte la masa en el molde e introduce en el horno a 200ºC durante 35-40 minutos. Retíralo del horno, deja templar y desmóldalo.

Calienta en 2 cazuelas al fuego, la mermelada de arándanos y la mermelada de albaricoque. Agrega a cada una, unas gotas de agua y aligéralas un poco. Sirve por separado. Bate la nata un poco, sírvela en un recipiente, pica unas hojas de menta y añádelas. Sirve el bizcocho y acompáñalo de las salsas.

Consejo:

La avena se comercializa en forma de copos enteros (avena normal) o en forma de copos troceados (avena instantánea), que requiere un tiempo menor de cocción. Tanto la avena normal como la instantánea se pueden conservar en óptimas condiciones en el frigorífico, envasadas en recipientes herméticos.